Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Dom Dic 02, 2012 7:50 am

Había cumplido su parte. Había ido a buscar a aquella fémina a aquél espantoso lugar que era denominado Mercado Negro, un lugar como los pocos había visto. Su mirada se mantuvo puesto en aquella pelirroja que se mantenía andando a su lado, de la cual había tomado por la cintura y había apegado contra su cuerpo. Su derecha se había apoyado directamente sobre la piel de aquella muchacha cuya figura esbelta provocaba la mirada de todo aquél hombre que pasaba a su lado mas la presencia del vampiro era más que suficiente para mantener a raya a aquellos seres y convertir las supuestas acciones en simples pensamientos y miradas llenas de lujuria y odio, las primeras para la joven y las segundas para quien caminaba a su lado, protegiéndola, haciendo que se marcara que él era su dueño y el único que podría siquiera tocarle un solo pelo, porque quien se atreviera a esto solo conseguiría inmediata muerte. Varios fueron los minutos que transcurrieron sus pasos por aquella calle tan poco transitada, aunque no por ello vacía necesariamente, hasta que el individuo se detuvo, posando su mirada sobre una mansión, una residencia cuya entrada era casi un tercio del ancho. Se podía notar cómo el pasto recién cortado, o eso aparentaba, estaba teñido de un verde bastante delicado. Dibujó una mínima sonrisa sobre aquellos finos labios antes de comenzar a andar, guiándole lentamente para traspasar aquél enorme umbral de rejas, las cuales automáticas, que se abrieron con tan solo notar la presencia del individuo. Le guió por aquél lugar hasta poder alcanzar la puerta de madera, aquella de doble hoja que abrió inmediatamente también – Como verás, Nicole, está todo automatizado para mi acceso, aunque he de modificarlo para que te permita el acceso a ti – comentó con apenas un suave tono de voz, acercando su rostro hasta el de la súcubo y poder así besarle suavemente, apenas apoyando sus labios sobre los ajenos por el simple hecho de provocarla, queriendo eso en realidad para poder juguetear luego con más ganas en la casa… En cualquier parte de ella.

Luego de separarse, apenas transcurriendo algunos segundos mientras el rubio seguía avanzando lentamente, manteniendo la posición contra ella y guiándole por el pasillo de la planta baja – La cocina y el comedor – indicó apenas hubiera ingresado al pasillo, señalando las puertas que había a ambos lados, primeramente la izquierda y segundo la derecha – Luego están, el baño y seguido de éste, dos habitaciones individuales – termina pro comentar una vez hubiera avanzado un poco más, habiendo señalado primeramente una puerta a la derecha y, pocos segundos más tarde, puertas a ambos lados. Detuvo su avance frente a una puerta de doble hoja la cual abrió lentamente para que pudiera verse el interior. Dio un paso hacia delante dejando que la mano derecha se moviera delicadamente por la espalda de la fémina, acariciando las lumbares de ésta para luego tomar su mano, jalándola hacia si tras avanzar. Terminó entrando en la habitación seguido de la chica, meciendo el rostro de forma más que mínima para mover apenas sus cabellos – Aquí está nuestra habitación – se aventuró a murmurar, aunque era más que obvio que la habitación sería para ambos, tanto él como ella, dormirían en la misma cama todas las noches por el resto de sus vidas. Sus orbes comenzaron a recorrer lentamente el aposento buscando que todo estuviere como correspondiese y pudo notar que así era. La cama de dos cuerpos con un protector de color claro era lo que más se podía apreciar a causa de sus increíbles proporciones, por otro lado, y viendo más hacia la derecha, el armario donde sus prendas y las de su futura acompañante se podían ubicar, y un poco más hacia delante, la ventana de su habitación, la cual tenía un pequeño balcón que, ubicado a casi un metro del suelo, cuyas cortinas hacían juego con el protector de la cama – ¿Te agrada nuestra habitación, Nicole? – murmura lentamente, posando su vista sobre la de la chica ahora, para luego acercarse un tanto y besar su cuello de forma lenta – ¿Quieres conocer el resto de la habitación o… Prefieres comer algo? – pregunta con suavidad, apenas articulando sus labiales.


Última edición por Chikage Kazama el Dom Ene 13, 2013 1:33 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Lun Dic 03, 2012 1:04 am

El hecho de que finalmente se hubieran ido de aquel lugar provoco alivio en la sucubo. No habia estado por mucho tiempo encerrada en ese sitio, pero aun asi, no le habia gustado para nada el trato que le dieron. Despues de que los sujetos supieron que alguien vino a comprarla, la habian tratado con mas respeto. Talvez solamente deseaban hacer su trabajo y no meterse sentimentalmente con las mascotas que en pocas palabras solamente eran “objetos” que se vendian por dinero. Ella como sucubo sabia bien que no era una simple mujer con la cual podian hacer lo que querian. Una sucubo de su clase no se merecia tal trato, pero ahora que se encontraba caminando al lado del vampiro poco le importo los ultimos dias en aquella prision.

Las miradas de odio de las personas eran bastante notorias, tanto que la sucubo en parte no pudo evitar sonreir levemente engreida por como la gente se podia comportar cuando no obtenian lo que querian. Eran como niños, talvez hasta peor que niños. Habia sentido el firme agarre del rubio y ella disfrutando este solamente apego su cuerpo mas al ajeno. No le molestaba para nada que el vampiro la tocara, para que deberia de incomodarle si realmente le estaba gustando? Despues de una caminata algo corta para lo sentidos de ella, llegaron a una gran mansion.

Cruzaron varias puertas las cuales automaticamente se abrieron. Un sitio bastante moderno y seguro, talvez hasta tan seguro para sobrevivir una apocalypse zombie, penso la chica entretenida sin tomar muy en serio aquel pensamiento. Despues de una corta explicacion del vampiro, recivio casi como si de una recompensa se tratara, un beso. Pero muy leve la verdad, cosa que sorprendio a la sucubo, pero a pocos segundos ya habia entendido la indirecta y el mensaje oculto que le estaban dando. Ella sin dudarlo correspondio el beso y despues simplemente murmuro bajo.

-Chikage, realmente deseas jugar conmigo? Sabes que no me gusta que me pongan limites...-

Le dijo casi en un tono provocativo pero peligroso, teniendo ella tambien sus intensiones detras de tales palabras. La pequeña guia continuo y ella se mantuvo lo mejor posible a “raya”. No le habia dado ni una indirecta mas al vampiro, pero simplemente por que ella ya tenia planeado lo que iva a hacer con el. Pacientemente caminaba al lado del rubio dejandose explicar la gran casa de forma detallada pero a la vez simple y despues de que le hubieran enseñado algunas puertas, la chica vio como la siguiente parada era la habitacion de ambos.

Un leve sonrojo cubrio las mejillas de la sucubo aunque despues de ver lo encantadoramente que se encontraba arreglada aquella habitacion, desaparecio la pena. Era normal que los dos durmieran en la misma cama, aunque, no estaban casados. Unos pensamientos raros pasaron por la cabeza de la chica, pero al final termino tranquilisandose. Disfruto las caricias que recivio y ante los ultimos besos en su cuello simplemente sonrio.

-Creo que deberias mostrarme mejor como..funciona la cama..-

Aclaro llevando sus manos ahora al yukata ajeno, apretando este con sus manos de manera firme. Le dedico una simple sonrisa algo dominante y a la vez entretenida por la situacion. Al final decidio darle al vampiro un delicado beso en los labios y apegando sus grandes senos al pecho ajeno agrego a sus ultimas palabras.

-Vamos Chikage...Tu no quieres comer...o mejor dicho, no quieres comer otra cosa que no sea yo...-

Menciono de una manera bastante atrevida y directa. No temia decir la verdad, por lo cual no le importo mucho tener ese tipo de confianza con el. No se avergonzaria por estar de forma intima con la persona que amaba. No habia nada malo en ello, asi que, simplemente disfrutaria la situacion lo mejor que podia.


Última edición por Nicole el Vie Jun 21, 2013 10:18 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Vie Feb 01, 2013 10:24 pm

Sus finos labiales se entre abrieron ante aquellas palabras emitidas por la chica mientras asentía lenta mente ¿Jugar? Si, quería “jugar” con ella un poco pero no de otra forma que no fuera algo intenso. Quería divertirse, estaba claro. Quería hacer que la chica gritara su nombre y que sintiese que era el único capaz para satisfacerla de aquella forma en la que tanto le gustaba. Sus manos se movieron lentamente hasta ubicarse en la cadera de la fémina y terminaran moviéndose lentamente hasta la zona de sus glúteos, aquellos que tan bien formados se encontraban – Me gustaría mucho jugar contigo, Nicole… – terminó susurrando con sus finos labios entre abiertos mientras movía éstos hasta los ajenos a fin de corresponder aquél intenso beso que era brindado por parte de la muchacha. Meció su rostro unos centímetros hacia la derecha para dejar que su lengua se acercase poco a poco hasta los suaves y carnosos labiales de su pelirroja dejando a la punta de ésta acariciarlos antes de separarse y poder observarle con aquellos orbes enrojecidos que buscaban más y más de aquella delicada situación. Dejó que sus orbes ahora se entre cerraran un poco mientras volvía a reiterar aquella acción entre sus labios y brindaba con suavidad un delicado mordisco en el inferior de la ajena antes de susurrar de forma suave como si ronroneara tranquilamente – Tu único límite soy yo, Nicole – y luego de aquello comenzó a andar lentamente, avanzando paso a paso hacia delante haciendo que la muchacha retrocediera con elegancia mientras eran las falanges de sus dedos las cuales comenzaran a moverse muy lento buscando dar suaves caricias en esas tan bien formadas nalgas que ahora eran de su propiedad. Siguió su recorrido y terminó haciendo que las piernas de la chica chocaran sutilmente contra la cama de aquella enorme habitación que ahora sería la cuna de sus más profundos deseos carnales para hacer que su mano derecha terminara subiendo lentamente, deslizándose por la espalda de la muchacha hasta alcanzar su nuca y entrelazarse allí con sus carmesíes cabellos.

Sus labios besaban los ajenos de forma apasionada separándose apenas unos mínimos segundos necesarios para respirar y permitirle a ella lo mismo antes de volver a su atención que continuó una y otra y otra vez hasta que decidió separar un poco sus labios dejando que un fìno hilo de saliva los uniera el cual fue lentamente lamido por su lengua, aquella misma que luego se atrevió de forma pícara a pasarse lentamente por sobre los labios de la muchacha – Tiene muchas funciones pero… Hay una que me gustaría compartir contigo – se atrevió a susurrar tranquilamente mientras movía su mano izquierda por la espalda de la chica ahora aprovechando que ascendía a través de ésta para hacer subir al mismo tiempo la prenda que la chica llevaba en la parte superior la cual, con algo de fuerza, subió hasta colocarse por encima de sus grandes pechos, esos mismos que se ubicaban cubiertos de un hermoso brassier detallado y con una muy cómoda estética. Aprovechó ahora que ya no poseía prenda superior que le protegiese la parte de su espalda para comenzar a descender sus manos a través de ésta hasta la zona lumbar lugar donde decidió detenerse para permitir el movimiento a su cadera – Comerte… Si… Es lo que quiero… – sus finos labios se movieron lentamente hasta su cuello para comenzar a depositar en éste lentos y tranquilos besos que eran intercalados por suaves caricias que la punta de su lengua se atrevía a brindarle. Su respiración comenzó a tornarse lenta, serena, apenas consiguiendo que su aliento golpease la suavidad de aquél hermoso cuello que era poseído por la pelirroja. Comenzó a apegar su cuerpo al de ella más y más hasta que la distancia entre los pechos quedaron completamente aplastados contra sus pectorales pero aumentando la presión ejercida a medida que le obligaba a retroceder, a inclinarse poco a poco sobre aquella cama hasta conseguir que fuera su trasero lo primero que se apoyara y terminara siendo su espalda la cual descansara sobre aquella mientras él de forma lenta se acomodaba con sus rodillas ubicadas entre las piernas separadas de la chica y sus manos se movían hasta los lados de su cintura dejando que sus labios regresaran a los ajenos comenzando a besarlos una vez más con suma pasión.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Dom Feb 03, 2013 10:58 pm

La sucubo se mantuvo bastante atenta a la reaccion del vampiro, sabia que sus palabras darian efecto de cierto modo, pero deseaba saber cual seria la respuesta que daria su compañero. En el momento que escucho claramente lo que deseaba el chico, no pudo la pelirroja evitar sonreir. Conocia al vampiro lo suficientemente bien como para saber lo que deseaba “jugar”, cosa que ya le parecia bastante normal entre los dos, por lo cual no se sintio incomoda en el momento que el chico se acerco a tocarla un poco mas. Su beso habia sido correspondido bastante bien, y de cierto modo no pudo evitar intensificar este segun los segundos pasaban. La chica rozo su lengua contra la ajena, en aquel segundo tan corto en que el vampiro deseaba lamer los labios de ella.

-En serio?-

Pregunto sonriendo suavemente ante tal “limite”. Casi insconciente, dio la muchacha unos pasos hacia atras segun notaba como se acercaba el chico mas y mas hacia ella. Se sorprendio un poco por aquel repentino gesto, pero sin nisiquiera darse cuenta de que detras de ella ya se encontraba el borde de la cama, choco contra esta, cayendo sentada con suavidad en aquel agradable “mueble”. En el momento que se encontro ahora posicionada encima de la cama, los besos empesaban a duplicarse. La chica correspondia lo mejor que podia e intentaba de la mejor manera no gastar el aire que respiraba para de esa forma poder continuar correspondiendo, pero siempre llegaba el segundo en que debian separarse y en uno de esos momentos se relamio sus labios, echandole una mirada algo atenta y de cierto modo ingenua a su amado.

-Chi...Chikage...-

Murmuro de forma tensa, probablemente por la situacion o por la falta de aire. La chica separo sus piernas suavemente y rodeando las caderas de el con estas, desvio su mirada con cierta timidez. Pudo sentir aquel movimiento de la mano ajena y luego de unos cuantos segundos, ya su brasier era visible ante el vampiro. Aquella prenda parecia muy bien detallada, de tonos rosas y algunas partes blancas. Los colores eran algo infantiles, pero la forma y los detalles eran bastantes provocativos. Sin esperar mas, decidio ella por su parte quitarse completamente aquella blusa que habia usado hasta hace pocos minutos. Finalmente viendole, abrio con calma el yukata ajeno, pudiendo acariciar mas directamente la piel del pecho de el.

-Tsk...Chikage, te odio...-

Menciono la sucubo clavando su mirada de la nada en el vampiro. Sus instintos de sucubo eran dificiles de controlar, despues de tantos años manteniendose tranquila, 10 minutos al lado de el ya la ponian bastante debil. Desviando nada mas su mirada sintio como el espacio entre ambos cuerpos disminuia hasta que pudo sentir sus senos aprisionados contra el pecho fuerte de el.

-Me estas poniendo...caliente...imbecil.-

No pudo evitar maldecirlo de aquella forma aunque obviamente no lo decia en serio, solo le estaba molestando el hecho de que el la podia ver en aquel estado tan sensible. Su cuerpo pedia cada vez mas cercania y era dificil de controlar aquello a menos que se alejara al instante, pero eso era lo que ella menos queria en aquel momento. Sin dudar mas, abrazo el cuello del vampiro y correspondio el beso intenso, moviendose suavemente contra el cuerpo ajeno, haciendo que sus grandes senos se frotaran contra el cuerpo de el. La chica solto un par de suspiros y despues de asegurarse de que el no pudiera escapar, gracias al agarre de ella, agrego ahora.

-Si quieres parar...debes de hacerlo ahora, te juro que quiero seguir...pero si aceptas quedarte, no te arrepientas despues. No puedo controlar mis instintos mas, quiero sexo.-

Le dijo bien claro sin preocupacion alguna. Su mirada brillaba ahora de forma carmesi, y poniendole un rostro ahora mas fragil susurro de manera calmada, mientras que sus uñas rozaban con suavidad el cuello de el.

-Seras bueno conmigo...verdad, Chikage?...No es mi culpa que me pongas de este modo...debes tomar la responsabilidad de tus actos...-

Aclaro con calma y suavidad, entrecerrando su mirada sin embargo sin desviarla ni un segundo de el. Deseaba saber si el estaba dispuesto a hacerse cargo de ella ahora. El era la unica persona confiable que tenia y por lo cual, queria realmente saber si estaba bien que se comportara de vez en cuando “diferente”, como una sucubo, como lo que realmente era, ante el.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Lun Feb 04, 2013 4:35 am

El vampiro terminó alzando una ceja ante aquella cuestión emitida por la muchacha mientras sus finos labiales se entre abrían de forma lenta para responder de forma afirmativa – Así es… Soy tu límite porque eres mía… – acercando lentamente sus labios hasta su oído para emitir un suave suspiro de satisfacción en él agregando un pequeño comentario con su delicada y lenta voz, un tanto provocativa e insinuándose – … Soy tu dueño y… Te someteré a mi cuando quiera – dicho aquello dejó que sus labios atraparan el lóbulo de su oído comenzando a jalarlo de forma lenta con sus labios pero permitiendo que su lengua poco a poco se moviera para recorrerlo de forma lenta humedeciéndolo mientras curvaba sus finos labios en una delicada y pequeña sonrisa, mínima tal vez, disfrutando del aroma que la fémina emanaba cuando comenzaba a disfrutar de aquella forma. Sus labios se movieron lentamente hasta los ajenos luego, segundos más tarde disponiéndose a corresponder cada uno de aquellos besos gastando la menor cantidad de aire posible con el único fin de despegarse lo menos que fuera necesario para poder disfrutar cada segundo posible con sus carnosos y delicados labios, esos mismos labios que tanto le apasionaban como la mujer enteramente. Escucharle enunciar su nombre en ese susurro hizo que sus manos se apoyaran sobre su cintura mientras permitía que la muchacha le tomara de sus caderas con ambas piernas siendo una reacción bastante esperada y a su vez bastante deseada permitiendo que sus labios ahora se acercaran un poco más a su rostro apoyándose sobre sus mejillas besando con suma delicadeza mientras disfrutaba de aquella cercanía para con ella. Permitió a la fémina retirarse aquella prenda mientras él disfrutaba de realizar, de forma lenta, una inspección lenta de aquél sujetador tan sensual que la muchacha llevaba, aquél detallado que poseía figuras realmente atractivas pese a los colores que podrían ser infantiles, colores que a él le gustaban y que quedaban muy bien para con la muchacha – Y yo te deseo, Nicole… ¿No es una contradicción hermosa? – aquellas palabras suaves apenas articulando sus labios fueron emitidas por una sensual y lenta voz, una provocativa elección de palabras mientras mecía el rostro de forma lenta comenzando a lamer su mejilla con la punta de su lengua. ¿Calentándola? Apenas había empezado pero si, estaba haciendo aquello, estaba consiguiendo lo que quería porque así lo había dicho, quería ‘jugar’ con ella, esas palabras eran fácilmente deducibles para la súcubo porque simplemente le conocía.

Sus manos comenzaron a moverse de forma lenta subiendo por su vientre hasta buscar la forma de introducirse por debajo de su sujetador queriendo ahora tomar ambos senos, los cuales enormes, con sus palmas mientras hacía que aquella prenda se colocara bajo los pechos alzándolos lo suficiente para poder comenzar ahora a mover las falanges de sus dedos buscando acariciarlos de manera lenta aprovechando para mover las yemas de sus dedos índice y pulgares hasta sus pezones para realizar ciertos masajes personalizados a éstos buscando friccionar aquella parte de su cuerpo al escucharle hablar mientras curvaba sus labios con cierta sonrisa traviesa – ¿Detenerme? ¿Acaso estás de broma? – meció el rostro jalando un poco sus pezones mientras acercaba sus caderas hasta las de ella buscando apenas sentir un suave contacto – Deja salir tus instintos, Nicole, mi reina, déjame disfrutar de éste cuerpo tuyo que tanto me fascina, que tanto quiero tomar y al que tanto quiero satisfacer. Te daré sexo todos los días si así lo quieres, Nicole – aquellas palabras comenzaron a escucharse emitidas de sus finos labios mientras movía sus manos de forma lenta por los lados de sus senos recorriendo las tiras de su sujetador hasta alcanzar la espalda de la chica, aquella zona donde el mismo se enganchaba para desabrocharlo de forma lenta buscando luego retirárselo con la misma lentitud con la que le recorría el cuerpo arrojándolo por allí sin importarle mucho el lugar porque a fin de cuentas, en la casa no importaba si estaba vestida o no ya que solo vivía él y no es que se avergonzara de verla desnuda en absoluto… Aunque si se incitaría… – Seré bueno. Te cuidaré y te alimentaré cuando lo pidas solo a cambio de ser tu única fuente de alimento carnal, mi hermosa Nicole – sus labios se apegaron a los ajenos besándolos mientras sus manos regresaban a sus senos los cuales masajearía de forma lenta mientras susurraba contra ella – Saciaré tu hambre carnal en cualquier momento y lugar – confirmó con lentitud luego de aquello porque él quería saber si ella estaba dispuesta a mostrarse de esa forma solo con él, si estaba dispuesta a todo por él como él lo había estado cuando había aceptado llevársela a su casa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Miér Feb 06, 2013 10:43 pm

No podia evitar sentirse timida por la situacion, apesar de ser esta de su agrado, se estaba comportando como una niña. Realmente tenia tanto poder el vampiro sobre ella? Le parecia un poco fastidioso aquel hecho, pero por el otro lado, aun cuando le molestara estar tan debil, se dejaba sin poder negarsele, talvez solo se estaba contradiciendo como siempre lo hacia cuando se ponia nerviosa. Intento mantenerse tranquila, no deseaba mostrarse como la novata que realmente era en ese tipo de situaciones atrevidas y calientes. Las palabras del chico resultaban muy efectivas, ya que solo con escuchar la voz sensual ajena, se estremecia levemente en su interior. Entrecerrando su mirada con suavidad en el momento que podia sentir la tibia lengua ajena rozar su mejilla, se le escapo de la nada un debil jadeo placentero.

La pelirroja se mantuvo acostada viendole de forma atenta, observaba con atencion como su cuerpo era tocado por la persona que le gustaba, que en pocas palabras deseaba, y su cuerpo empesaba segundo tras segundo a calentarse. Se puso mas sensible cuando las caricias en la zona de sus pechos empesaron, lo unico que pudo hacer fue desviar su mirada hacia la derecha, soltando seguidamente mas gemidos, aquellas caricias eran fuertes suficientes como para provocar que se excitara, que vergonzoso era para ella tener que admitir algo como eso, por lo cual decidio mantenerse callada, en silencio, para no tener que confesar su pena.

Se sorprendio un poco ante la respuesta recivida del vampiro, probablemente si habia sido una broma, despues de llevar la situacion tan lejos seria ilogico detenerse ahora, pero ella por su parte deseaba estar segura. La chica subio sus manos hacia las muñecas ajenas, y aferrandose con debilidad a estas, entrecerro su mirada, dirigiendo su vista hacia el. Su agarre era debil practicamente, no deseaba alejar las manos ajenas, solo deseaba tocarlas para asegurarse de que realmente estaba pasando esto.

-Chikage...! Ahm!...-

Gimio de golpe cuando sintio aquel jalon en la parte mas sensible de sus pechos. Notando despues de unos segundos que el chico deseaba quitarle aquel sujetador que estaba usando ahora, alzo su cuerpo levemente, para que pudiera alcanzar mejor el brasier por detras y de esa forma lograra retirarlo. La chica escucho con atencion las palabras ajenas, realmente le estaban dando permiso a ser como era, apesar de querer evitar ese lado suyo, se emociono. Supuso que si se mostraba de esa forma ante el estaba bien, si se comportaba de aquella forma con la persona que amaba de seguro estaba mucho mas que bien.

Al sentir los labios ajenos sobre los propios, cerro su mirada por pocos segundos, correspondio con gran intensidad y sin nisiquiera perder el tiempo, paso su suave lengua por los labios ajenos, atreviendose despues a adentrar su lengua en la boca del vampiro. Busco la del chico con cierta desesperacion y al encontrarla, froto la suya contra la de el lentamente, pudiendo saborear la saliva de el. Al pasar unos minutos, se separo con lentitud, pudiendose ver un leve hilo de saliva unir ambas bocas. La chica por su parte se relamio sus labios y despues adentro con suavidad dos de sus dedos en la cavidad bucal ajena. Se encontrba demaciado excitada como para poder decir algo, deseaba mantenerse en silencio para disfrutar cualquier caricia recivida. Sus piernas se aferraron mas a las caderas del chico, apegandolo y creando un leve frotamiento de ambas entrepiernas por la cercania.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Vie Mar 22, 2013 11:23 pm

Le excitaba. No había otra palabra que pudiera definir lo que ella conseguía para con él con cada movimiento, con cada caricia, con cada roce y con cada palabra. Ella conseguía en él lo que ninguna otra había conseguido hasta el momento y como respuesta a ello, él le daría todo lo que ella le pidiera o al menos, en todo lo que él pudiera y aceptara, claro estaba. Le gustaban, le fascinaban realmente aquellos sonidos que eran emitidos por los labios de la fémina haciendo que simplemente quisiera escucharlos más y más, escucharlos todo los días, a cada rato si era posible por lo que simplemente movió de manera lenta sus manos ahora apresando como podía el resto de sus senos los cuales eran realmente grandes, muchísimo ciertamente y era algo que le gustaba porque le fascinaba poder explotar hasta el límite cada sector del cuerpo de la mujer, de esa mujer… De quien sin duda era su mujer… Sus palmas se encargaban de que los pezones de la chica continuaran siendo masajeados aunque ahora de cierta forma lenta, siendo roces leves los que generaban en la parte superior de su pezón haciendo que fueran sus falanges las cuales con suaves movimientos permitieran que las yemas de sus dedos pudieran acariciar y de alguna forma masajear el resto de sus senos, la suave piel que éstos poseían haciendo que emitiese un suave suspiro mientras acercaba sus labios hasta los ajenos aunque sin besarlos necesariamente, solo queriendo rozarlos para provocarle un poco más, al menos incitándole a que le besara.

Cuando sintió cómo los labiales ajenos se apegaban a los suyos de aquella manera simplemente dejó que sus manos se afirmaran con ganas a sus senos moviéndolos un tanto de lado a lado como consecuencia también a la cercanía que sentía su cuerpo para con el de ella, especialmente en la zona de su entrepierna donde podía notar la erección de su cuerpo haciendo acto de presencia poco a poco y comenzando a generar unos intensos toques a la chica decidiendo comenzar a mover la zona baja para frotarse muy suave mente emitiendo jadeos ahogados en la delicia de los labios de la pelirroja – Uhm… – sentía cómo la excitación comenzaba a hacerse dueño de su cuerpo, cómo era que simples toques con la chica hacían que la sangre comenzara a hervírsele completamente. Sus manos ahora dispusieron a separarse poco a poco del pecho ajeno descendiendo de manera lenta por su vientre hasta alcanzar la zona baja de éste ubicándose por encima del bordeado de su prenda inferior la cual jalaron de forma juguetona consiguiendo que fueran sus labios quienes se curvaran mínima mente – Gime más… – y de esa forma fue que lentamente sus labios se separaron de los ajenos comenzando a descender tranquilos rozando el cuello ajeno apoyándose sobre su hombro pero continuando su recorrido hasta poder ubicarse encima de uno de sus senos, específicamente el izquierdo el cual comenzaría a besar hasta poder ubicar sus labios sobre el endurecido botón que denominaban pezón – Rico… Muy rico… – sus labios se entre abrieron apenas apresando aquél sector jalando éste con suavidad mientras comenzaba a recorrerlo con lentitud haciendo uso de su lengua brindando trayectorias ascendentes y descendentes intercalándolas con ciertas circulares que usaban la punta de su lengua.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Mar Abr 02, 2013 12:50 am

La pelirroja soltaba de vez en cuando gruñidos por la excitacion que sentia. Se le hacia dificil mantenerse tranquila apesar de querer calmar sus instintos de sucubo aunque sea un poco. No deseaba comportarse tan vulgarmente como era normal en su raza, despues de todo, queria mostrarse de su mejor lado. La muchacha intento varias veces morderse su labio inferior, para que de esa forma, su boca no soltara mas gemidos deseosos. Sus manos se aferraron a las muñecas de el una vez mas y sintiendo el intenso apreton a sus senos, simplemente se estremecio desviando su mirada. A veces penso que el chico aproposito intentaba provocarla por la manera en que acercaba sus labios a los de ella sin embargo, no los unia con los suyos. La pelirroja no pudo evitar inflar sus mejillas levemente, queriendo darle a entender al vampiro que no le gustaba para nada que la provocara de esa manera. Sus labios se apegaron despues de unos segundos con suavidad en el cuello ajeno, atreviendose a morderlo duramente, disfrutando del aroma ajeno.

-Tienes un aroma demaciado embriagador...-

Susurro la sucubo despues de haberse distraido lo suficiente con el cuello de el. La mordida la hiso mas brusca, como si de esa forma deseara evitar que se alejara de ella y en el momento que el rubio se froto contra ella, creando un roze mas intenso en ambas entrepiernas, solto la sucubo un delicado chillido de excitacion. Su cuerpo reacciono al instante, y la muchacha con pena pudo notar que su ropa interior empesaba a humedecerse lentamente. Al instante llevo su diestra hacia la cama, clavando sus uñas en el colchon.

-Rayos, Chikage!..Para de calentarme!-

Ordeno de golpe apesar de haber sido ella que inicio con tales acciones. Su respiracion era rapida y sentia una extraña contraccion en su interior, viendose obligada a juntar levemente sus piernas aunque no lo logro bien por estar rodeando con estas las caderas del vampiro. La chica se volvio a recostar con calma en el momento que sintio los labios de el jugar con sus pechos, y soltando seguidos suspiros, llevo sus manos hacia los hombros de el. Por reflejo echo su cabeza hacia atras, llegando a arquear su espalda por las succiones, avergonzandose que el se atreviera a decirle que su sabor era agradable y luego de unos segundos, hiso fuerza con sus manos en contra de los hombros de el, separandolo de golpe. La chica clavo su mirada deseosa en el y murmuro bajamente.

-Chikage...e..estoy humeda...-

Al final desvio su mirada despues de confesarle algo tan vergonzoso como eso, y entrecerrando su vista se mordio su labio inferior, ella llevo sus manos hacia su propia prenda inferior y termino quitandose esta, dejando de aferrarse con sus piernas al cuerpo del chico para poder deshacerse de aquella prenda finalmente, suspirando aliviada ya que la calor bajo un poco en su cuerpo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Jue Abr 11, 2013 12:32 am

Pese a la sorpresa que había aparecido en el muchacho, éste no reflejó ningún tipo de expresión diferente a la lujuria en sus facciones pero sin embargo, enserio que había sorprendido de cierta forma el hecho de que su pareja le hubiera apartado. ¿Calentarla? Claro que la estaba calentando, claro que lo hacía y era por una simple razón – … Me encanta verte caliente, Nicole, que tu cuerpo arda con el mío me excita aún más… – admitió con cierta delicadeza. Se percató de cómo era que aquella muchacha se quitaba la prenda interior restante consiguiendo que sus orbes se clavaran en el delicado cuerpo de su pareja haciendo que, sin duda, la lujuria hiciera aumento y fuera porque se estaba controlando que aún no se había abalanzado cual lobo hambriento a devorarla completamente. Fue con lentitud que comenzó a inclinar su cuerpo nuevamente hasta poder arrodillarse de tal forma que podía besar las alzadas rodillas de su acompañante pero aquí no se quedó, sino que subió, siguió moviéndose lentamente llevando la mano izquierda hasta la pierna que sería su derecha para que no cerrase de golpe mientras era su mano derecha la cual tomaba la que correspondía a la izquierda ajena. El lento ascenso con el uso de sus labios, depositando delicados besos se detuvo en su entrepierna, en aquellos labios vaginales que recorrería segundos más tardes con su lengua pudiendo así introducir aquél suave sabor de la humedad que había atacado a su pareja. Lentamente recorrería aquella zona baja de su cuerpo con su propia lengua pero no se detendría hasta poder alcanzar su clítoris el cual, también, sería recorrido una vez sola por aquella sin hueso húmeda.

Sus finos labios continuaron el ascenso por el cuerpo ajeno ahora permitiendo a sus manos acomodarse en la zona interna de sus muslos hasta que pudiera, con cuidado, acomodar sus piernas entre las ajenas y así evitar que las cerrara de golpe como lo había intentado hacía un rato. Su rostro se detuvo, una vez más, a la altura de aquél par de enormes y perfectamente redondeados senos que su muchacha poseía pudiendo mover sus manos por su vientre hasta poder toparse con aquellos una vez más aunque, ésta vez, simplemente apretándolos de forma juguetona desde la parte inferior pudiendo hacer saltar más de lo que ya estaban esos duros pezones los cuales comenzó a recorrer con su lengua de forma alternativa, moviéndose desde el derecho al izquierdo y viceversa por algunos pares de segundos – Tu humedad es deliciosa, mi pequeña súcubo… – aquello fue capaz de murmurarlo mientras sus labios seguían ascendiendo, dejando que sus manos se mantuvieran aun apretando de aquella forma sus preciosos pechos. Terminó por rozar sus labios, cuales húmedos por los contenidos de la fémina, con los labios de ella comenzando a besarle de manera lenta mientras dibujaba una pícara sonrisa, mientras dejaba que su cuerpo se apegara bastante al ajeno en la zona pélvica al mismo tiempo que sus ojos se cerraban con cierta lentitud. Al cabo de unos segundos separaría sus labios de los de ella para simplemente suspirar soltando al tiempo uno de sus pechos para mover aquella mano hasta su bóxer comenzando a quitárselo lentamente, desnudándose completamente sobre el cuerpo de su pelirroja.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 01, 2013 7:35 am

-Tsk...-

Fue el unico sunido que hizo la sucubo ante las palabras vergonzosas de el. La muchacha clavo su mirada en el vampiro y despues de tomar aire con delicadesa, entrecerro su mirada. Como era capaz de ponerla tan timida? Ella en este preciso momento parecia ser una verguenza para su raza, se comportaba tan timida como si nunca hubiera escuchado de estas cosas, pero!...Por un momento se quedo pensativa...por que deberia andar avergonzada? De seguro todas las sucubos se ponian timidas en su primera vez, la muchacha inflo sus mejillas y viendole atentamente aclaro.

-Q..Que te deje todo a ti no significa que andas mandando, entendido, Chikage?!...-

Tomo aire antes de soltar nuevamente un bajo gemido por la calor que sentia. Despues de notar que sus piernas eran levemente sujetadas por el, se sorprendio un poco, llego a parpadear un par de veces y luego de tragar su propia saliva clavo sus uñas en las sabanas de la cama. No deseba que la vieran con sus piernas separadas, esa situacion era mas vergonzosa que las anteriores.

-Chikage...N...No bajes mas...-

Suplico debil soltando otra vez un suspiro placentero, esta vez intentando relajarse ante aquella humeda lengua que se atrevia a pasar por un sitio tan intimo y a la vez sensible de su cuerpo. La sucubo respiro agitada y de vez en cuando apreto con mas fuerza entre sus manos las sabanas debajo de ella. Por unos segundos no supo que decir y su boca solamente liberaba jadeos de excitacion.

En el momento de sentir el cuerpo de su compañero lo suficientemente cerca, decidio soltar las sabanas desacomodadas para abrazarle por el cuello posesivamente y lo apego sin dudarlo contra su cuerpo, dejando que sus pechos se apegaran suavemente al ajeno. La sucubo gimoteo y correspondio el beso con intensidad, frotando su lengua humeda de manera deseosa contra la del rubio. Al notar que se separo para poder quitarse sus ultimas prendas, se avergonzo la chica, aunque despues decidio la sucubo llevar con cuidado su diestra hacia el boxer del chico, ayudandole a su compañero a bajar este. Su mano izquierda toco despues directamente el miembro del vampiro, dandole caricias directas y suaves aunque con mucha timidez.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 06, 2013 6:46 am

– Oh… Mi súcubo preciosa… – los labios de Chikage se curvaron de manera lenta al sentir cómo eran las manos de su acompañante las cuales le ayudaban a quitarse aquella prenda restante, aquél bóxer que solamente molestaba entre ambos cuerpos. Con delicadeza la dejó actuar, permitiéndole ser ella quien terminara de desnudarlo y en efecto, dejando que fuera su otra mano la cual tomara su miembro el cual, a cada segundo que pasaba y a cada instante que recibía aquellas caricias, el vampiro en esos momentos solo podía sonreír recibiendo aquello, aquello que le gustaba, aquello que le excitaba de sobre manera y por si fuera poco sus labios no podían dejar de emitir suaves jadeos acompañados de leves suspiros realmente placenteros. Con lentitud terminaría moviendo lentamente su mano izquierda dejando que ésta subiera con suavidad por su vientre acariciando la zona de sus abdominales para poder terminar apoyándose en el superior de éstos, apenas por debajo de sus senos haciendo que suavemente acariciara dicho lugar con lentitud aunque claro, seguiría ascendiendo hasta poder toparse con uno de sus pechos el cual dispondría a acariciar de manera lenta permitiendo a sus largos dedos rodear completamente parte de aquél debido a su voluptuosidad dejando que una de sus yemas, a causa de la forma en la que le tomaba, generaba suaves frotes contra el pezón ya endurecido de su amante.

Los colmillos del vampiro comenzarían a hacerse más notorios mientras que sus ojos ahora disponían a emanar un aún más intenso brillo carmesí notorio de la excitación que aquella peli roja estaba brindándole. Con tranquilidad buscaría mover sus caderas generando un lento y delicado movimiento con éstas a fin de conseguir como consecuencia que las acciones delicadas de la fémina se transformaran en una lenta pero notoria masturbación – Relájate mi hermosa Nicole… – sus labios alcanzarían ahora la zona de su oído donde susurrarían aquellas palabras mientras era su lengua la cual se movería con cierta lentitud hasta alcanzar el lóbulo de dicho lugar, dejando a la punta de aquella pasarse por el filo de ésta – No te sientas tímida, mi Nicole. Estás conmigo, con tu amo, con tu dueño… Estás con… Tu hombre – serían esas palabras, esas dos últimas palabras las que susurraría de manera lenta contra el oído de la menor consiguiendo que con suavidad alcanzara su mano derecha la mano ajena que le tomaba, que le acariciaba, sintiendo cómo era que poco a poco su erección incrementaba su tamaño tanto en largo como ancho consiguiendo que fuere dificultoso incluso, el agarrarle con una sola mano. El vampiro solo esperaría ahora, quería ver qué haría su amante, si le soltaría o si seguiría con aquello, expectante el vampiro dispuso a intensificar las lamidas de su lóbulo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Dom Jun 02, 2013 10:29 pm

No pudo evitar sentir cierto interes por el cuerpo de su amado, despues de todo era su primera vez y estaba interesada de como se sentiria hacer algo tan intimo con alguien querido. No dejaba de acariciar el miembro de el con suavidad, pudiendo notar como se ponia algo duro y llegando a sonrojarse gimoteo bajo por las caricias que recivia de parte de el y se mordio por unos segundos su labio inferior. Fijandose con cierta verguenza en el cuerpo de el, se sonrojo mas y su mano se puso algo temblorosa en aquel momento que el vampiro ponia de su parte, haciendo que su propia mano masturbara ahora al chico. Con cierto interes se inclino mas hacia los labios de el, dandoles una suave lamida y al final decidio dar un leve roze con su dedo indice al glande del chico.

-Chikage...e..es mi primera..vez..perdona mi curiosidad...-

Se disculpo bajo ya que de cierto modo sentia que se estaba divirtiendo mas de la cuenta y por otro lado no queria que el se sintiera como un experimento. Era obvio que se encontrara un poco curiosa y dio por leve instinto un leve apreton al miembro del muchacho, notando ya que apenas podia sujetarlo con su mano y despues de recivir algunas lamidas en su oido, gimoteo bajamente. Se encontraba muy sonrojada por lo que estaba pasando, pero no queria detener con su pequeña exploracion, queria descubrir mas.

-Eres mi hombre..?...Eso da verguenza si lo dices asi..Por favor, dejame explorar mas tu cuerpo...-

Suplico suave en un tono delicado y despues llevo su mano libre hacia el hombro de el, aprisionandolo ahora contra la cama y decidio separarse de el, para mostrar su lengua, la cual daria una muy timida lamida a la punta del miembro del chico. Se atrevio a meter en su boca el glande y luego de succionarlo con suavidad, entrecerro su mirada disfrutando mas de lo que se habia podido imaginar. Algo apenada junto sus piernas por lo sensible que se puso, queria regañarle a el, ya que por su culpa se encontraba ella de tal modo y no podia negar que los jadeos ajenos provocaban mas excitacion en su cuerpo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Lun Jun 03, 2013 11:55 am

El muchacho simplemente realizó un suave gesto negativo ante las palabras de la peli roja porque a fin de cuentas poco & nada era lo que le importaba en realidad. Su curiosidad era algo natural, aún más si se trataba aquella de su ‘primera vez’. Emitió un leve suspiro porque el hecho de saber que, no solo sería el único a partir de ese momento, sino también el primero que pudiere tocar el cuerpo de la muchacha hacía que se excitase de sobre manera consiguiendo que parte de su cuerpo requiriese aún mayores tratos por parte de la fémina. Lentamente, ahora notando que ella realizaba semejantes acciones & atenciones en su miembro, hizo que su persona se apegase poco a poco contra ella para poder seguir las atenciones que estaba realizando en la zona de su lóbulo, el cual recorrería completamente al menos hasta que sintiere cómo ahora la muchacha buscaba tomar cartas en el asunto, viendo que era, de un momento a otro, que su cuerpo ahora siendo tomado por los hombros terminaba sobre la cama con su espalda contra la suavidad de las sábanas cuales completamente blancas dejando en contraste la piel apenas tintada del rubio quien parecía simplemente dibujar una suave, muy suave curvatura en su finos labiales, no por la sorpresa que le daba el hecho de que ella actuara de semejante forma sino por la tranquilidad con la que él mismo había tomado su propia situación dejando que sus dos manos cayeran primeramente sobre la suave tela de la cama – Mhm… –

Emitió un suave jadeo satisfactorio al notar cómo ella ahora apretaba su miembro con suavidad, dejando que simplemente sus piernas se separaran lentamente para poder servir más cómodamente a las atenciones de su mascota. Se mordió con lentitud el labio inferior ante la suave lamida que recibía aquél completamente erecto miembro. No pudo evitar jadear con suavidad ahora de manera más satisfactoria mientras sus caderas, con lentitud, se movían lentamente hacia delante al recibir semejante contacto – Oh… Nicole… – de manera lenta, con una voz realmente consumida en el deseo de lo carnal, los labios del muchacho comenzaron a separarse con cierta lentitud para dejar que el aire saliera lentamente, completamente satisfactorio con aquello notando que ahora aquella parte ensanchada de su miembro, el glande de éste el cual debido a la erección quedaba completamente fuera por lo que, apenas sintiendo la humedad de la cavidad bucal de la peli roja solo consiguió que emitiere un leve gemido satisfactorio – Explora todo lo que quieras… Nicole… Yo te autorizo… – murmuró con lentitud dejando que fuera su mano derecha la cual, con suma lentitud, se moviera por las sábanas hasta su vientre acariciándolo, dejando que marcara sus propias abdominales antes de seguir descendiendo hasta la zona íntima propia apoyando las yemas en la altura de su entrepierna aunque ahora cambiando para poder llevarlas hasta el mentón de la muchacha ascendiendo hasta sus mejillas donde simplemente la dejaría actuar a sus anchas – Sigue con eso Nicole… Satisface tu curiosidad con mi cuerpo… – sentenció en un suave susurró mientras entre cerraba sus ojos, aquellos ojos carmesí que reflejaban únicamente el deseo de que ella siguiera con sus atenciones & no se detuviera en ningún momento.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Vie Jun 21, 2013 10:17 pm

La sucubo escucho las palabras ajenas y se estremecio un poco por aquella sinceridad del vampiro. Le agradaba mucho que le dieran el permiso de seguir con su juego, despues de todo deseaba llevar esto hasta el fin y sonrojandose levemente, decidio continuar con los movimientos delicados de su lengua en contra del glande.

Su diestra sujeto con firmeza el miembro del chico por el tronco y a veces se separaba unos centimetros para recivir las caricias de la mano ajena. La sucubo entrecerro su mirada, de vez en cuando hasta se mordia su labio inferior. Su propio cuerpo estaba bastante delicado por el placer aunque mas que eso, de cierto modo sentia que estaba disfrutando la situacion, aunque de una forma mas intensa, era un placer que no habia sentido antes en toda su vida.

Al parecer se sentia muy complacida con todo lo que estaba sucediendo. La chica solto un tenso gemido antes de continuar con el trato y paso su lengua suavemente por la punta, hasta que se dedico pocos segundos despues a dar lentas lamidas de abajo hacia arriba, queriendo humedecer con su propia saliva bien el miembro del chico. Su mano libre subio con suavidad hasta encontrar una de las ajenas, la cual se encontraba en la cama tranquilamente y con calma sujeto esta con cariño, entrelazando sus dedos amorosamente con los de el.

La sucubo adentro pocos segundos despues completamente el grueso miembro en su boca, empesando primeramente a succionar la mitad de este y luego lo adentro algo mas para poder saborearlo mejor. Las succiones las hacia intensas y de forma firme, deseando continuar con la exploracion mas y mas. Se mostraba con cada minuto que pasaba mas conforme y el sonrojo en sus mejillas se hacia algo mas visible de lo normal, no solo por la pena, si no tambien por la calor y lo excitada que estaba. Podia sentir que su propia saliva empesaba lentamente a bajar por el miembro del chico, humedeciendolo completamente y despues de separarse, dio un leve apreton a la mano ajena.

-Chikage...Esto me calienta mucho...-

No pudo evitar decir algo asi de vergonzoso, sin embargo no era capaz de controlar sus instintos. Su lengua tibia paso nuevamente por el glande con cuidado y entrecerrando su mirada jadeaba deseosa por querer continuar. Sin embargo, se detuvo por unos segundos para soltar el miembro del muchacho y echar su cabello largo, rojo, hacia atras, sintiendo como este caia encima de su espalda con suavidad. Sintiendose ahora mejor por no ser molestada por su pelo, dio unos cuidadosos mordiscos al tronco, pero siendo tan delicada con aquellas leves mordidas que no le lastimaria, despues de todo si era precisa con su trato y no buscaba lastimarle, sabiendo bien que esa zona era muy sensible para un hombre.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Vie Ago 02, 2013 1:13 am

Los labios del vampiro parecían querer entre abrirse lentamente en consecuencia de aquellos tratos tan suaves, tan delicados, que hacían obviamente que se incitase a jadear. Los segundos pasaban pero en consecuencia, sus jadeos aumentaban suavemente siendo éstos apenas audibles por entre sus finos labiales que parecían despegarse con cierta delicadeza. Sus ojos ya comenzaban a teñirse de un fuerte & atractivo rojo, un carmesí que sin duda demostraba el buen momento que estaba disfrutando con su acompañante, un momento que dudaba otra mujer pudiera hacerle pasar. Fue en ese momento, ese instante tan preciso cuando su miembro ahora estaba casi completamente fundido en la cavidad bucal de la menor cuando sus labiales no soportaron más emitiendo lo que sería un suave pero gustoso gemido de placer mientras sus manos se movían, ahora, lentamente, por la suavidad de las blancas sabanas, acariciando esa textura que estaba siendo testigo de aquella delicada & muy satisfactoria situación ─ Oh... Si… Más… ─ sus labios apenas podían articular palabra alguna a causa de que su mente simplemente parecía concentrada en lo que estaba ocurriendo algunos centímetros por debajo de su cintura donde los cabellos rojizos de la muchacha eran lo único que, en esos instantes, podía compararse con la tonalidad de sus ojos. Estaba deseoso, muy deseoso, la lengua de ella, la textura que le recorría por el tronco de su miembro era algo que simplemente parecía no tener comparación ¿Cuánto hacía que no disfrutaba de aquella manera? Terminó, en esos instantes, cerrando la mirada completamente extasiado…

No quería que se detuviera, no tenía intención de que la menor acabara con aquello que tanto placer le estaba ofreciendo pero tampoco quería quedarse atrás. No era posible que él, como su amo & dueño, no satisficiera a la muchacha como era debido. Por eso mismo fue que mientras una de sus manos, la zurda específicamente, se movía por sobre la sábana para aferrarse a ésta, era su derecha la cual descendía por su propio vientre hasta poder alcanzar la zona de los cabellos ajenos acariciando suavemente, aprovechando cuando ella quitaba aquél sin hueso de su boca para poder tomar su mejilla con suavidad haciéndose notar. Su pierna izquierda sería la que, moviéndose lentamente, buscaría apoyarse contra la cintura ajena queriendo rodear ésta, queriendo hacer que ella no pudiere echarse hacia atrás, no ahora, no cuando el dedo pulgar de su pie derecho era el que se movía, con el resto de su respectiva pierna, en dirección a la zona del vientre ajeno, ubicándose de forma ciertamente juguetona en la altura de su vientre haciendo que jugueteara de manera entretenida con el ombligo ajeno hasta que, descendiendo con lentitud & cierto toque de lujuria, haría llegar a dicha yema de su dedo a la zona íntima del cuerpo femenino donde, con tranquilidad, se movería de forma sumamente lenta acariciando primeramente el clítoris femenino desde arriba hacia abajo & viceversa, desde abajo hacia arriba, concentrándose para no cesar aquello & dejarse ganar por las gemidos que seguramente querrían salir aún de su boca.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 24, 2013 6:16 am

Se mantuvo levemente tensa por la situacion en la cual se encontraba. No sabia bien por cuanto tiempo resistiria mas tal trato. Deseaba aprender mas, sus instintos la obligaban a continuar pero ella deseaba contenerse un poco. Queria disfrutar poco a poco para que el placer durara mas. La chica tomo aire despues de haber dado aquellos delicados mordiscos al duro miembro de su compañero. Como sucubo que era se encontraba bastante sensible y por culpa de aquel roce leve que no se habia esperado en contra de su clitoris, solto un jadeo debil pero a la vez un poco alto ante el vampiro. No podia creer que estuviera haciendole algo como eso!..Esas caricias...el vampiro era un tramposo. Finalmente pudo controlar la chica sus gemidos y ahora le hacian esto. La sucubo llego a entrecerrar su mirada, temblando un poco ante su compañero. Decidio apoyarse con una de sus manos en contra de la cama, casi posicionandose en cuatro e intento pasar su lengua por el glande del duro miembro del chico, sin embargo algunas veces detenia sus atenciones para gemir suavemente.

-Trampa..Ah!...Haces tanta trampa....-

La pelirroja se mordio con firmeza su labio inferior, algunas lagrimas amenazaban con escaparse de sus ojos sin embargo se contuvo. Podia sentir como su cuerpo nuevamente empezaba a ponerse sensible...estaba empezando a humedecerse con aquel liquido levemente tibio y transparente. La chica se estremecio, arqueo su espalda y despues quiso echarse hacia atras, pero no pudo, la estaban manteniendo cerca. Despues de soltar aire con tension, volvio a dedicarse a lo que estuvo haciendo hace pocos minutos. La muchacha succiono la punta del miembro de su compañero con delicadesa, su mano libre subio hasta el pecho de el y dandole un rasguño suave, decidio suspirar en la mitad de sus acciones.

-...Di que eres mio, Chikage... Me pone caliente escucharte...-

Aclaro en un tono delicado... Tal vez era vergonzoso confesar algo asi, pero ella le amaba, asi que..que mas daba?...Deseaba permanecer con el hasta que el tiempo se acabe. La sucubo se alzo un poco para poder ver los ojos de su compañero. Llevo con cuidado sus manos hacia las mejillas de el y despues viendole fijamente, se acerco a los labios del chico dandole un profundo beso, rozando su lengua con cuidado en contra de la de el, haciendo el beso con cada segundo que pasaba mas intenso, dispuesta a dejar en claro que ella era la dueña de el...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra casa... Nuestros juegos {Privado Nicole} {+18}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.