Vine a por ella, Reborn...

Ir abajo

Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Jue Ene 24, 2013 12:49 pm

Aquél día se había levantado como de costumbre a las ocho y media de la mañana debido a que había decidido ir en búsqueda de una mascota, una persona que estuviera a su lado en todo momento pero teniendo en cuenta las mascotas que vendían en el Mercado Negro simplemente decidió que éstas no eran algo de lo que él necesitara. Se acomodó las ropas primeramente la camisa blanca que mantenía abrochada casi completamente dejando solo uno de los primeros botones, el de arriba del todo, sin abrochar para luego colocarse aquella corbata completamente negra la cual había ajustado bastante como si su primer botón se encontrara abrochado completamente. Su mirada se entre abrió y recorrió aquella habitación para buscar la ubicación de aquél saco negro, el mismo que hacía juego con sus pantalones de vestir del mismo color así como aquellos zapatos que acostumbraba. Allí lo encontró sobre aquella silla en la cercanía a la puerta de su habitación por lo que se encaminó a ésta y luego de tomarlo simplemente dispuso a andar tranquilo por su residencia bajando las escaleras lentamente palmeando los bolsillos de la última prenda para percatarse de que allí estaban sus mitones con el número veintisiete escrito en su dorso.

Suspiró sereno antes de echar a caminar de forma tranquila entre abriendo sus labios con una pequeña sonrisa, sabía a donde se dirigía y la rivalidad entre una tienda y otra pero ¿Cómo lo atenderían? ¿Acaso sería de alguna forma diferente? No, dudó aquello además él tenía más poder que la propia tienda por así decirlo. Llevaba puestos sus lentes de contacto los cuales debido a unas últimas modificaciones ya no requerían desgaste y al no tener ningún tipo de aumento el muchacho podía utilizarlos en todo momento. Sobre el dedo medio de su mano derecha se ubicaba un anillo… Pero no un anillo cualquiera sino que se ubicaba el anillo Vongola del cielo, símbolo de su poder dentro de la mafia. Suspiró sereno mientras avanzaba siendo objeto de varias miradas sin razón alguna al menos en primera instancia pero el reconocimiento que adquiría al notársele llevar aquél anillo simplemente lo delataba ¿Cuántos individuos podrían poseer un anillo de aquellas características? O mejor dicho… ¿Cuántos anillos de esas características podrían existir? Aquello era indudable, ese anillo era la muestra viva de su posición, al menos así era entre los individuos de la mafia, aquellos que luchaban independientes de lo que sucedía con los Vongola pero a fin de cuentas éstos sabían que esa Famiglia era la más poderosa de toda la ciudad y por ello mismo era que sentían ese cierto respeto para con sus miembros y en especial con él, el Décimo…

Terminó alcanzando la Pet Shop más rápido de lo que esperaba, un lugar muy acogedor a decir verdad pero simplemente no mucho más que el Mercado Negro. Y pensar que aquellos individuos eran los encargados de vender a los seres… Suspiró sereno dando un par de pasos hacia delante – R-reborn... – dijo con serenidad mientras recorría la habitación en la que se encontraba con la mirada. Al parecer nadie estaba presente por lo que solo dejó que su mano izquierda se moviera hasta aquél libro que se titulaba Catálogo de mascotas para ver qué era lo que le podían ofrecer. Pasó hoja por hoja lentamente hasta que su mirada se posó en una muchacha peli negra, una muchacha cuya mirada denotaba suma confianza y cariño algo que no mucha veces se suele apreciar. Entre cerró sus serenos ojos mientras observaba más fotos de aquella no pudiendo evitar sentir cierta atracción física para tan buen formado cuerpo, algo que no había sentido jamás hasta el momento… Releyó aquella ficha de la muchacha y desvió la vista hasta unos papeles los cuales por apariencia eran los Formularios de compra. Tomó uno sin preocupación y dejó que la derecha fuera hasta el bolígrafo allí mismo ubicado disponiéndose a llenar éste papel con los datos de la muchacha que acababa de ver y sin intención alguna de cambiar su decisión.

Nombre del amo: Tsunayoshi Sawada
Nombre de la mascota: Nikoru
Ficha de la mascota: [Solamente los administradores pueden ver este vínculo]
Número de registro: #109
Tipo de compra: [X]Inmediata – []A domicilio
Forma de pago: [X]Efectivo – []Crédito
Domicilio: En proceso
avatar
Tsunayoshi Sawada
Amo»Demonio
Amo»Demonio

Masculino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Reborn el Jue Ene 24, 2013 12:51 pm

Toc, toc, toc… Sus pasos eran los único en aquella residencia, aparentemente nadie se había despertado aún, y por ende decidió tener ese espacio de tranquilidad, sentándose sobre un cojín, frente a aquella mesilla de baja estatura para beber tranquilamente una taza de café, el cual hubo preparado segundos antes, para tomarlo con ambas manos y llevarlo a sus labios lentamente, bebiendo cortos sorbos de éste con ese sonidito tan peculiar de alguien al momento de ingerir líquido en sus labios, dejando que el calor de aquella bebida le invadiera la cavidad bucal, alcanzando su garganta y poco después, notando como el calor invadía completamente su cuerpo – Je – fueron las palabras que lentamente se hicieron presente tras la suave y apenas visible sonrisa que sus labios dibujaban, al tiempo que se levantaba con suma lentitud para moverse con igual rapidez hasta la puerta principal – Es hora de irse – comenta sin más, acomodándose el saco con lentitud para luego llevar su diestra hasta el pestillo de la puerta, abriéndola lentamente par poder atravesar el umbral hacia la calle.

Nuevamente fueron sus pasos los únicos que se escucharon mientras avanzaba por la calle, con la cabeza mirando fijamente el horizonte, ocultando aquella mirada afilada bajo la sombra de su sombrero, mientras, con suma lentitud, avanzaba, guardando ambas manos en los bolsillos de su pantalón, el cual de vestir para hacer juego con el saco negro. Lentamente era el avance que realizaba, posando su vista en los diferentes locales que se encontraban sobre aquella avenida, cual era la principal de aquella zona de la ciudad. Había llegado al momento de descanso de los demás empleados, o al menos, eso creía él, dado que nadie se encontraba, al menos, en la recepción, puesto la única presencia era la de un individuo, el cual llevaba un atuendo bastante elegante – Tsuna... – dijo sin más, con esa voz algo finita, cual joven de cinco años, pasando por su lado para pasar hasta detrás del mostrador – Supongo que he de atenderte yo el día de hoy – comentó, teniendo que dar un salto hasta el asiento y luego pararse sobre el mostrador para observar a la chica, llevando sus manos hasta el papel que descansaba delante suyo a fin de chequearlo completamente, de forma ligera – Bien, parece que todo esta en orden – fueron las palabras que salieron de sus labios, estirando su zurda para tomar el tubo telefónico.

– Buenos días. Si, soy Reborn – asintió con levedad al tiempo que emitía tales palabras para luego suspirar – Si, si, todo en orden. Estoy aquí, en la tienda – murmuró para toser con sutileza – Si ¿Podrías enviarme a la número ciento nueve? – preguntó delicadamente, sin abandonar su expresión, si bien fría, también infantil que poseía en esos momentos – Bien, te lo agradezco – comentó al fin, colgando el tubo para dirigir su vista al cliente – En unos momentos traerán a su mascota – fueron sus palabras, cuales salieron de forma lenta por sus labios – Estaré aquí por si tiene alguna duda o simplemente desea revertir la compra… – decía al tiempo que tomaba el dinero, corroborando que todo se encontrara en orden mientras sellaba el papel firmado que finalizaba la compra para luego guardarlo en un cajón, el cual rezaba “Compras realizadas”. Sus labios se entreabrieron para emitir apenas un audible suspiro, y segundos mas tardes y con un pequeño salto, se ubicó sobre el sofá que se encontraba allí.

Pet avisada
avatar
Reborn
Guardias
Guardias

Masculino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Invitado el Lun Feb 04, 2013 10:51 pm

La razon por la cual se encontraba en aquel lugar habia sido de lo mas simple: Castigo familiar. No habia recivido un castigo por ser odiada o algo por el estilo, habia recivido un castigo por que se lo merecia. Habia ayudado a alguien quien no debia y recivio un pequeño castigo de parte de su amada familia, aun asi, ella no sentia rencor o algo por el estilo por que sabia bien que su familia tenia razon.

La chica aburridamente caminaba por la celda mientras que observaba de vez en cuando sus manos, realmente estaban frias y de cierto modo no estaba acostumbrada a estar encerrada. Extrañaba a su familia, pero debia demostrar que ella soportaria cualquier tipo de castigo sin importar cual fuera. Sin nisiquiera darse cuenta de que alguien se le habia acercado, suspiro. Un hombre alzo su voz avisandole que habia sido comprada y no por cualquier persona, por el jefe de los jefes en pocas palabras. La muchacha fruncio el ceño, se estaba imaginando cosas extrañas ya que la voz del hombre parecia temblorosa. Despues de que abrieran la celda, le permitieron salir y dando pasos al lado de aquel hombre, le echo una mirada curiosa.

-Como es mi dueño? Neh? No me diras nada? Cobarde, Baka!-

Empeso a reirse divertida al ver el rostro serio y nervioso del tipo. La chica fastidio un poco mas a su compañero hasta que finalmente habian llegado hasta una puerta. La muchacha llevaba en su mano derecha una katana, una arma, cosa que al guardia no le sorprendio para nada. La chica no se separaba de su katana sin importar lo que sucedia, por lo cual lo mejor seria no hacerla enojar. En el momento que abrio la puerta se encontro con dos hombres. El primero parecia ser el vendedor, llevaba un sombrero y tenia el tipico aspecto de tipo duro, el otro....el otro causo ternura..y no ternura leve, mucha, pero mucha...tenura. No era posible, ese era el jefe al que le temian?!

-KAWAII~~!!!-

Sin preocuparse de lo mas minimo de las consecuencias que podrian traer sus actos, corrio hacia el chico del cabello marron y lo abrazo. Lo apego a sus pechos de buen tamaño y alzando su voz chillo totalmente emocionada.

-Pero que cosita mas linda, neh, neh~?! Como te llamas?! Yo soy Nikoru, awww pero que adorable!!!-

Dejo de la nada aparecer sus orejas de loba y su cola, moviendo esta de un lado a otro emocionada. Acercandose despues al cuello del chico, lo olfateo un poco con curiosidad.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Mar Feb 05, 2013 8:06 am

Los minutos transcurrían de manera lenta y él simplemente miraba a Reborn quien había colgado hacía apenas algo de tiempo pidiendo que trajeran a la mascota que él había pedido. Suspiró un tanto incómodo por el silencio que se había generado entre ambos aunque últimamente así era como se daban las cosas porque los temas de la familia solo se trataban en lugares de la familia así cómo los temas del trabajo solo en el trabajo. Antes de que pudiera emitir sonido alguno se percató de que la puerta ubicada a la derecha de su posición y la cual parecía dar hacia el fondo de aquella ‘residencia’ se abría de forma lenta pudiéndose notar algunos pasos así como algunas voces entre ellas las de una muchacha. Notó como era objetivo visual de aquella mujer, esa misma que había visto en la foto cuando había decidido comprarla. Se percató de que gritaba a los cuatro vientos aquella palabra con la que generalmente se referían a él, ese ‘kawai’ que conseguía un efecto en él que pocas cosas podían hacer, obligando a sus mejillas teñirse de un suave carmesí que hacía que desviara un tanto la vista, algo avergonzado en realidad por aquella misma situación en la que se encontraba.

Sentir cómo aquella muchacha se le acercaba y terminaba abrazando hizo que lentamente curvara sus labios aunque el rubor aumentó de forma considerable al poder sentir cómo los grandes y redondeados senos de la pequeña loba se apegaban a su pecho de forma completa siendo totalmente aplastados y haciendo que bajara un tanto la vista apenado aunque claro, siendo esto peor porque había terminado mirándole a aquellos ojos que le decían de forma constante ‘kawai’ sin necesidad de emitir sonido alguno. ‘Adorable’, ese fue el término empleado por la muchacha que consiguió que Tsuna ahora si desviara la vista lentamente sin siquiera darse cuenta cerrando uno de sus ojos mientras reía un tanto tonto por no saber cómo reaccionar en realidad – Je je… Je – fueron las preguntas de la chica las que hicieron que lentamente volviera su vista a ella ahora pudiendo notar cómo había hecho aparecer unas orejas lupinas así como una colita de lobo también de un tenue amarronado oscuro con algunos vellos negros… Ahora que podía apreciarla mejor, la chica realmente hermosa, muy hermosa en realidad. Suspiró con serenidad moviendo lentamente una de sus manos hasta su espalda apoyándose y acariciando apenas aunque de forma algo torpe por su escasa experiencia cerrando fuerte sus ojos cuando sintió cómo le olfateaba el cuello haciendo que se ruborizara aún más – N-no... D-detente… – aquello no le molestaba pero siempre se había sentido incomodado cuando le hacían ruborizarse y era peor cuanto más ruborizado estuviera – S-soy... T-tsunayoshi S-sawada... E-es un p-placer – se presentó como pudo aún siendo objeto de aquellas acciones.
avatar
Tsunayoshi Sawada
Amo»Demonio
Amo»Demonio

Masculino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Invitado el Miér Feb 06, 2013 10:19 pm

La muchacha noto la reaccion ajena, dandose cuenta de que el chico no parecia bastante acostumbrado a mucho contacto fisico. No pudo evitar sonreir divertida, de cierto modo le parecia interesante la situacion. Le parecia demaciado adorable como para mantenerse alejada y aun moviendo su cola de un lado a otro, clavo su vista en la ajena, dedicandole ahora una simple y tranquila sonrisa, la cual de cierto modo le daba un toque provocativo como si estuviera planeando que hacer con el chico...y donde hacerlo... Apesar de ser mas baja que el, le llegaba justamente hacia el pecho por lo cual trato de mantenerse bien aferrada, de cierto modo no queria separarse. En el momento que el chico se sonrojo, sus orejas de loba se alzaron muy atentas a las reacciones del muchacho ante ella. Le estaba pidiendo que se detuviera...ella por su parte ignoraria completamente aquella peticion que estaba llena de nerviosismo. Al escuchar finalmente su nombre, ladeo su cabeza, aun olfateando con curiosidad el agradable aroma del chico en la zona de su cuello.

-Tsunayoshi...Es muy largo, te llamare Tsuna~ Tsuna-kun!~-

Riendo entretenida, se atrevio a dar una lenta lamida al cuello ajeno y mientras que se movia, habia un leve frotamiento de sus senos contra el pecho ajeno. La chica no parecia para nada timida, estaba divirtiendose mucho de poder ser ella la que intimidaba a otra persona, ademas de que las reacciones que hacia el chico le agradaban bastante. Decidio al instante seguir con el contacto fisico para poder ver mas de aquel nerviosismo ajeno. Tomando con suavidad la mano derecha del chico, entrelazo sus dedos con los de el y despues sonriendole felinamente, murmuro acercando su rostro lentamente al de el, tratando de quitarle algo de su espacio personal.

-No tienes por que ponerte timido...yo puedo enseñarte todo...-

Aclaro bajamente, dejando reposar su mano libre en el pecho ajeno y bajando con suavidad esta mano hacia el pantalon del chico, sujeto con delicadesa el borde de este. Al estar tan juntos era imposible de que alguien mas viera la escena, en especial el vendedor que se encontraba algo mas alejado. Manteniendo su vista clavada en la del chico volvio a dedicarle una sonrisa que parecia maligna pero a la vez divertida, realmente se estaba entreteniendo. Si hubiera sabido que tener un amo era asi de entretenido, se habria encargado de venir al mercado antes de lo imaginado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Jue Feb 07, 2013 7:20 am

– ¿M-muy largo…? – murmuró apenas como pudo debido al enorme nerviosismo del que estaba siendo títere en esos instantes porque claro, el hecho de aquél constante contacto físico era algo a lo que simplemente no estaba acostumbrado. Al ser más alta que ella obviamente tenía más visión de lo que ocurría a sus alrededores pudiendo también, incluso, notar el movimiento de aquella cola suya que se movía de lado a lado marcando un ritmo que era respetado por aquellas orejas que la chica había hecho aparecer en su cabeza. Entre abrió sus finos labiales emitiendo un delicado suspiro cuando la muchacha hizo mención a cómo le llamaría ahora, haciendo que el rubor aumentase un poco y su orbe derecho, al tiempo que recibía aquella lamida sobre su cuello, se cerró completamente siendo causado además un aumento considerable de su rubor – A-are… N-no… D-detente… – susurró con suma delicadeza haciendo que sus manos ahora se aferraran con fuerza a las prendas que la menor estaba llevando puestas jalando también un poco de esa remera con algo de fuerza aunque claro, al notar que la levantaba un poco y era posible ver de cierta forma parte de la cintura ajena aflojando el agarre para poder luego bajar de manera lenta su prenda aunque claro sin soltarla del todo puesto estaba siendo realmente ‘acorralado’ por esas acciones recibidas.

Sus labios se entre abrieron emitiendo un nuevo suspiro como respuesta a tales palabras emitidas por la ajena ¿Enseñarle… Todo? ¿Qué significaba aquello en realidad? No sabía realmente qué era lo que trataba de decir aunque claro, al notar cómo una de sus manos descendía lentamente por su pecho hasta su cintura y de aquí hasta el borde de su pantalón jalando del borde de éste hizo que su mirada se entre cerrara apenas con la caída de sus párpados consiguiendo que su mirada casi fuera cerrada completamente por aquello que recibía – ¿Q-qué significa… Eso? ¿Qué… Qué me enseñarás…? – quería saber exactamente qué era lo que ella planeaba y por la forma en que lo hacía debía de ser algo bastante interesante al menos para ella, además de entretenido aunque él no entendía mucho de la situación pero por su acaso simplemente movió lentamente una de sus manos de forma suave hasta apoyarla sobre la de ella sintiendo la suavidad de aquél tacto femenino buscando afirmarse aunque sin mucha fuerza porque no quería lastimarla en realidad, intentando retirar aquella mano de aquél lugar con sutileza – D-deberá ser e-en casa p-porque y-ya nos vamos… – musitó como pudo buscando aferrar su mano para con la ajena mientras le encaminaba hacia el exterior mirando a Reborn allí, saludándolo con un suave gesto de su rostro – N-nos vemos, Reborn… –

Spoiler:
Onee postea tú y luego yo poste el nuevo link donde continuará el rol <33
avatar
Tsunayoshi Sawada
Amo»Demonio
Amo»Demonio

Masculino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 3:37 am

-Detenerme?....-

Pregunto la loba suavemente escuchando aquellas palabras antes de que ella le hubiera dado la traviesa lamida en la mejilla. No podia creerlo, realmente el chico estaba totalmente apenado. Riendose bajamente siguio frotandose mimosamente contra su "dueño". Le parecia interesante la palabra pero no andaba incomodada de decirlo, de cierto modo no se sentia como una mascota, se sentia la que tenia el poder. Ya que el hecho de tener dueño significaba tambien que esa persona de un modo u otro le pertenecia a la mascota.

Dirigiendo su mirada hacia abajo, noto como el muchacho por timidez alzo la prenda superior de la chica un poco, dejando ver la cintura de la loba. Poniendo su diestra agilmente encima de la de el, en el momento que el muchacho intentaba bajarle nuevamente aquella remera, clavo la muchacha su mirada firme en el y empeso a reirse de manera baja a la vez delicada.

-Lo estas haciendo mal, debes subirla si quieres ver mas...-

Susurro traviesa sonriendo aunque decidio no molestarlo mas, no seria divertido cansarlo en un dia, deseaba acosarlo un poco mas mientras que ivan explorando los alrededores de la ciudad. Moviendo su cola de un lado a otro dejo que esta de la nada desapareciera al igual que sus orejas de tono oscuro.

Aquella respuesta del chico le sorprendio. El no habia entendido "eso"? Ella deseaba enseñarle "eso", y al parecer su nuevo dueño era demaciado inocente a lo que se referian esas cosas pervertidas, que para ella de cierto modo eran divertidas apesar de no haber realizado algo pervertido como eso, sin embargo con las cosas que habia escuchado de sus amigas bastaba para ponerse en accion.

-Bueno...eso, pienso enseñarte..que..~...-

Estaba a punto de explicarle lo que deseaba enseñarle realmente, pero el chico habia alejado con suavidad la mano de ella del pantalon de el y fue asi que rapidamente se dirigieron pocos segundos despues hacia la salida. La muchacha parpadeo sin entender ya que habia perdido el hilo por asi decirlo y simplemente riendose, movio su mano en forma de despedida hacia el vendedor. Despues de haber salido por la puerta, se pregunto con mucha curiosidad a donde irian.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Dom Mar 03, 2013 8:17 am

Continúa [Solamente los administradores pueden ver este vínculo]
avatar
Tsunayoshi Sawada
Amo»Demonio
Amo»Demonio

Masculino

Volver arriba Ir abajo

Re: Vine a por ella, Reborn...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.