Solos tú y yo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 9:57 pm


Después de conseguirle, ahora tenía que pensar como podría llevarme con él,ahora que lo estaba trayendo al penthouse. Ahora estaba adormecido , porque por sus heridas ,era mejor que durmiese un poco, antes de que llegáramos. Me sentía asqueado de mi actitud, pero no habría otra forma forma. Sabía que en circunstancias normales, no hubiese forma de que estuviera a mi lado.

Llegamos al penthouse, y las puertas eléctricas se abrieron de par en par. Mi mayordomo, quien le traía de la manera más cómoda posible , esperaba mis instrucciones. Para eso ya estaba anocheciendo. hoy con seguridad habría luna llena, por lo cual debía estar preparado para un posible ataque. Le indique que lo dejara en una otomana ,cerca de mi mesa de té en la sala, adornada por un enorme ventanal que llegaba hasta el techo, donde se podrían ver todas las estrellas en la noche,y el cielo raso en la mañana. le ordené con severidad que todo el personal se fuera de la mansión. Quería que solo estuviésemos él y yo, sea lo que sea que tuviese que enfrentar. Tenía algo de miedo pero debía ser fuerte ya que esto era lo que yo había deseado.

-Solo espero que puedas perdonarme--le susurré mientras acariciaba su cabello rebelde platinado,ahora que adornaba su frente. lentamente drené un poco de mi energía para que las heridas más profundas se curasen lentamente, mientras iba por las vedas estériles y agua purificada del Ganghes. lentamente me dediqué a acariciar su piel con un algodón con medicamento herbal, para que sintiera frescor y bienestar.Sentía que poco a poco sus fuerzas regresaban, por lo que me aleje un poco guardando los medicamentos en un lugar seguro. Sabía que toda mi vida cambiaría esa noche, esa noche en la cual yo estaba a la merced de un lycan en luna llena
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Lun Mar 04, 2013 5:38 pm

No tenía la mínima noción de lo que ocurría a mi alrededor, mi conciencia se encontraba tan extraviada en una apacible pero tan profunda obscuridad, que a mi mente ni siquiera acudían los recuerdos inmediatos de lo sucedido hace... Minutos?.. Tal vez horas... No lo sabía realmente... El vago y fugaz sonido de algo que pareció la voz de alguien surco por mi mente de igual forma que una sutil ráfaga de un recuerdo no evocado.

Un lapso indefinido de tiempo después, parecí percibir una textura que acariciaba mi piel, en un tacto que simulaba una especie de caricia imperceptible, que provoco que mis labios emitieran un discreto gemido, y mi cuerpo se estremeciera ante una nueva sensación recorriendolo. Paulatinamente, aquella obscuridad que me envolvía comenzó a desaparecer, dando ahora cabida a un lapso de confusión ante la interrogante de lo ocurrido conmigo.

Tense entonces mis párpados, intentando obligarlos a separarse, ahora invadido por una especie de pesadez ante la cual mi visión se tornó borrosa, hasta que frente a mi aquella mirada ajena color dorado se manifestó con un brillo, el cual en principio me pareció extraño. Imágenes fugaces de aquella batalla vivida se manifestaron en mi mente en el instante en el que identifiqué al propietario de aquella mirada. Mi ira también volvió y en un inmediato reflejo intente incorporarme de aquella superficie sobre de la cual me encontraba.

Observe a aquel cerca de mi unos segundos con mis pupilas dilatadas y mis labios lo suficientemente entreabiertos para mostrar mis colmillos, pero al apoyar mi diestra con la palma extendida sobre de aquel mueble note que mis heridas no se percibían tan numerosas en mi cuerpo y mucho menos tan profundas.

Aquel hecho me pareció en principio inexplicable, hasta que posteriormente noté aquella prenda de tela delgada y suave que ahora cubría mi desnudez. Fruncí el entrecejo, suponiendo que aquel otro había curado mis heridas, era obvio que por mi mente no atravesó la idea de agradecerle las curaciones realizadas, pues el había sido en principio responsable del ataque que había sufrido.


-Q.. que... Rayos...? Qué demonios quieres de mi? Por qué... ? Intente articular en principio con dificultad, ante mi respiración agitada causa de mi irá, pese a que de inmediato me pareció estúpido haber realizado aquellas preguntas.

Fue entonces que incline mi rostro hacia un lado y otro, al mismo tiempo que continúe moviéndome de aquella posición para adoptar un postura donde mis piernas se situaron sobre de aquel mueble, mis manos se ubicaron a mis extremos en pose de apoyo y mi rostro tuve que agacharlo ante un ligero vértigo que me invadió, elevando lo pasado este, para conseguir observar de nuevo la figura de aquel otro a través de los espacios que no cubrían mis mechones de cabello.

Aquel brillo volvió a invadir sus ojos, mientras parpadee lento, intentando comprender la sensación que seguia invadiendo me, la cual conforme transcurrieron los minutos y la pesadez desapareció se transformo en cierta inquietud. Abrí un tanto más los ojos después de interrogar azarosamente a aquel con respecto del sitio en el cual nos encontrábamos y la hora del día, virando mi mirada con el rostro un tanto bajo en dirección de mis espaldas, observando aquella luna llena que se evidenciaba a través del enorme ventanal, proyectando tenuemente sus rayos en aquella habitación, pero principal y directamente sobre de mi.


-Ahora, con mayor razón, te pregunto ... Que deseas de un Lycan en una noche como esta?- Le pregunte, buscando el rostro ajeno con mi mirada, sonriendo de lado, ante mi irá contenida y mi inquietud que parecía manifestarse perfecta como una venganza ante mi nueva situación.


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Mar Mar 05, 2013 11:32 am


Sabía que esto era peligroso, tenia que tener cuidado o esto se desencadenaría en una tragedia. Y eso era lo que quería evitar, ya que un lycan en luna llena era un rival de cuidado, inclusive para los demonios. Además de que él él tenía parte de la esencia demoníaca, por lo que podría herirme de gravedad si me descuidaba.

-Si te tranquilizas, quizá pueda explicarte-dice intentando no moestrarme asustado, auqnue por dentro, millones de pensamientos disparaban mi mente. Luego encontré inútil mi petición. Era normal que estuviese enojado, si yo lo había mandado a secuestrar, yo estaría igual con las garras afuera, listo para morder a la yugular de mi captor.

¿De que me servirías solo esta noche?...de haber querido una sola noche contigo, te hubiese drogado en algún hotel y dejado a tu suerte, pulgoso-dije encendiendo mi mirada y sacando mis garras , en una actitud retadora. Había dicho algo que no debía , pero era tarde para retractarse, además de que yo nunca me retracto de mis palabras.

La luna llena, con su platina luz, iluminaba el cuerpo semi-desnudo de mi acompañante. en definitiva no podría catalogarlo jamás como solo mi mascota. Lo ví tan solo unos instantes, y aún tenía esa sonrisa que me estremecía la piel, y sus ojos irradiaban una fuerza y determinación que me hicieron bajar la cabeza un momento, mientras sentía mis mejillas arder unos momentos. Sacuí mi cabeza levemente, no podía ser que el sujeto delante de mí , realmente me estremeciera mis sentimientos. Era un demonio, debía comportarme como tal

-Bien y que quieres hacer...¿pelear hasta el fin de los tiempos y el Armaguedón?, ambos no podemos morir, no de manera fácil así que piensa bien si realmente quieres pelear conmigo--dije erizado, aunqne no muy convencido. La sala era amplia , pero no era un mejor escenario. Había muchos libros pesados en los enormes estantes, que podrían caer, ademas de diversos artículos de plata. Si por accidente se clavaba con uno la herida sería muy grave y tampoco quería matarlo. Mis intenciones eran más íntimas, más difíciles de alcanzar pero quería creer que valía la pena intentarlo





avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Jue Mar 21, 2013 7:05 pm

Viraba mis ojos discretamente hacia un lado y otro inspeccionando el sitio, mientras aquel rubio hablaba, de inmediato fue obvio para mi que si intentaba atacarlo el contraatacaría y no sólo eso, aquel metal resplandeciente por todas partes me indico que aquello sería la peor estupidez que podría cometer.

Exhale entonces evidente ante sus palabras y tono empleado, evidenciando sin duda molestia, pero intentando calmarme, en ese instante vinieron a mi mente las palabras que me recordaban respecto a la decisión que había tomado en relación a mantenerme tranquilo, pues ante todo lo ocurrido no tenía otra opción, pese a que mis heridas habían disminuido no me encontraba seguro acerca de que tanto mis poderes podrían funcionar, pues pensé en la posibilidad de intentar escapar creando un hoyo de gusano, pero debía ser realista, ante mi descontrol no sabía con exactitud a donde me llevaría este, además, aquella incomoda sensación se acrecentaba cada vez más en mi cuerpo, así que lo primero en que debía pensar era encontrar una solución para apartarme de la influencia de aquella luna llena.

Sitúe entonces mi mano en uno de mis brazos, oprimiendolo con fuerza, como si con esta acción intentara dominarme a mi mismo y recordar lo primordial ahora.

-Existe alguna habitación alejada de los rayos de la luna? - Pregunte sin cuidar el tono de mis palabras, pues ante aquel temblor que comenzaba a invadir mi cuerpo no me preocupe en cuidar mi tono empleado.

Pero no espere a que aquel sujeto respondiera a mi pregunta, enseguida decidí avanzar aunque con paso lento hacia la puerta más próxima que supuse me conduciría hacia algún pasillo, avanzando incluso a un costado de donde el otro se encontraba de pie, aunque vigilando de reojo sus movimientos, pues era obvio que en ese momento desconocía por completo sus intenciones. Ya que había curado mis heridas, pero no se dirigía a mi distinto a lo que yo considere como una propiedad para el.

Cuando pude alcanzar aquella entrada, sólo me límite a votar mi vista hacia un lado y otro de aquel pasillo, avanzando en cualquier dirección.


Última edición por Tooya Juunooru el Jue Mar 21, 2013 7:14 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Mar Mar 26, 2013 5:50 pm


Había disparado todas mis alertas. Sabía que no era casualidad de que él estuviese tan tranquilo. Seguramente estaba luchando con el éxtasis de su gen lycan y la luna llena no aydaba mucho a que se controlará. yo bien sabía que aunque tuviese armas de plata, lastimarlo no era una opción para mí. Desde que lo había visto no quería lastimarle, pero tampoco quería salir mal parado de todo esto.

Ví como se sostenía del brazo, con un ligero temblor en su cuerpo,, seguramente por el auto-control que debía estar ejerciendo en si mismo. sin contestarle me acerqué y le abrí una puerta, donde se encontraba una habitación con las cortinas gruesas colocadas, que impedían ver el paso de la luz de la luna. Era la habitación pegada ala mía, una que había preparado para recibir huéspedes cuando así se necesitara.

-Sé que seguramente me tienes mucho coraje, que no entiendes bien mi actuar pero..prometo contestar a tus preguntas, por ahora solo sientate , por favor-dije con todo el tacto que podía tener. Era muy raro en mí que tuviese maneras de tratar con alguein que no fuese conmigo mismo, pero algo en este sujeto me llevó a hacerlo. Debía sentirme agradecido que no halla decidido despedazarme como seguramente podría hacerlo.

Si te parece bien, esta será tu habitación-suspire prendiendo las luces tenues para que estuviera iluminada y pudiera ver con mejor claridad,esperando para mia adentros cualquer reclamo de su parte, ya que era de esperarse molestia e nclusive repudio para conmigo.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Miér Mar 27, 2013 5:53 am

Observe de reojo cada acción del otro, con evidente ira reflejada en mi mirada, pero lo siguiente que procedi a realizar fue introducirme a través de aquella puerta al escuchar que en ese sitio difícilmente se colarían los rayos de luna. Con rapidez, recorrí visualmente aquella habitación observando de manera fugaz cada espacio, hasta encontrar una esquina que considere propicia para sentarme, si, lo preferí así, en aquella posición en la cual me límite a flexionar mis rodillas y situarlas apartadas algunos centímetros frente a mi, pero sin cesar de oprimir mi brazo con aquella mano.

Algunos minutos después el malestar continuaba, pero al menos no iba ya en aumento, aún así pude percibir una gota de líquido correr por mi sien, la cual enseguida retire con mi mano y suspire profundo para virar mis ojos hacia aquel rubio, reflexionando respecto de sus palabras, intentando distraer mi atención de mi malestar.

-Como te sentirías tu si repentinamente, en sólo cuestión de algunas horas te privaran de tu libertad? Es obvio lo que siento...
Afirme con tono que evidenciaba mi enojo.

-Pero también es cierto... Que ya no se que pensar con respecto a ti... -Afirme para exhalar evidente, virando mi rostro en dirección de la ventana, la cual desde mi perspectiva sólo podía apreciar parcialmente, y enseguida recargar mi cabeza de lado sobre de la pared, buscando a aquel otro de nuevo con mis ojos, observándolo atento, mientras sólo estos se movían intentando recorrerle totalmente.

Pues era verdad lo que dije, aquel rubio tenía actitudes confusas y contradictorias que me hacían dudar acerca de lo que debía hacer, si hubiese asumido una postura de intentar dominarme, de someterme, yo de inmediato lo habría atacado sin dudar, pero no lo hacia y lo más extraño de todo era que no sólo el tono de sus palabras se modificaba cuando intentaba ser amable, sino también sus gestos y su mirada... Recuerdo que mi madre siempre me decía que las personas suelen comportarse en base a su esencia, pero también pueden asumir actitudes que podrían intentar engañarme, pero siempre habría algo que me haría saber su verdadera manera de ser.

En ese momento atravesó por mi mente una pregunta, la cual me atreví a plantear.
-Por que yo? -
Pregunte de la manera más simple, en un tono que no intentaba ser de reproche, sino de duda, pues era verdad, que más allá de privarme de mi libertad, de haberme convertido en esclavo, recordé las distintas circunstancias por los cuales se adquiría una mascota, así que porque no preguntar... Por qué yo?

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Dom Mar 31, 2013 1:29 pm

-Sé que tienes muchas dudad pero ne verdad no es mi intención que esto termine peor de lo que ya esta, si me dejas poder aclarar mi cabeza un momento te diré lo que quieres escuchar-dije intentando razonar con él, mientras tomaba asiento en uno de los sillones de la habitación.

-Primero que nada, no bscó tú perdón ni que entiendas mi actuar.Sé que estuvo mal y puedo vivir con eso. Lo que hice, lo hice para unirte a mí,por que no te puedo sacar de mi cabeza--dije sosteniéndome la cabeza con las manos con tal desesperación que no sentí en s momento como encajaba mis garras en mi piel. Intente no sucumbir a mis deseos de dominarle mentalmente. No habría problema , ya que no estaba recuperado y la luna no pasaba de ninguna forma en la habitación, pero entonces solo hará lo que ya esta predicho que haga, según mi raza y posición.

-No estoy muy seguro de que me creas pero, si hubiese otra forma, creeme que así lo hubiera hecho-dije un poco más tranquilo mirandole de forma algo fría y distante.-Si quieres odiarme bien, es tu decisión, pero no puedo darte más alla que comprensión y afecto. Para las leyes de esta ciudad eres un esclavo, si te escapas , te atraparan y te torturaran y no quiero eso...Solo quedate aqui y no salgas es todo lo que por ahora puedo hacer-dije levantandome de forma abrupta del sillón y largándome de ese cuarto.

Cerré la puerta de forma violenta . mientras caminaba de forma pesado hacia la biblioteca, y me tiraba en un diván, sin importarme si habían libros ahí. solo quer´pia aclarar mi mente e intentar asimilarlo lo mejor que se pudiese. Lo que había hecho seguramente no me lo perdonaría nunca, pero tampoco es que me doliera tanto. Desde esa noche en el bar no pude sacarme los ojos platinos de mi cabeza y de mi ser. Era como si hubiese estado intoxicado por él. Y sabía que de otra forma no hubiese podido intentar siquiera acercarmele. Pese a que ahora estaba conmigo , sentía un hueco enorme en el estómago, por que probablemente ahora me tuviese más coraje que antes.

Por todos los bhramas, solo espero, solo espero qe algun día pueda perdonarme, no quiero su odio ni su desprecio.-gemi de dolor , mientras me encogía en ese diván con la única esperanza de que él pudiera entender auqnue sea un poco mi sentir
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Jue Abr 04, 2013 5:59 pm

Mi ira continuaba, y no necesitaba adivinar que por más intentos que realizaba para mostrarme tranquilo estos eran inútiles, pues las acciones del otro lo evidenciaban; pero continuaba actuando de aquella manera en la cual me impedía realizar otra cosa distinta que escucharlo y atacar mentalmente cada una de sus frases, pero sin conseguir encontrar un motivo real para agredirlo y descargar mi ira.

Si, irónico ya que era obvio que por culpa suya yo ya era un esclavo y que aunque pudiese escapar de el, seguramente me atraparían y me venderían a alguien más, así que cuando dijo que lo odiara por un instante lo pensé, pero de nuevo esas reacciones me desconcertaron y aún más aquellas palabras ante las cuales me vi obligado a reflexionar enseguida que aquel salió de la habitación mientras yo viraba mi vista en dirección contraria, de hecho sin planearlo hacia la pared.

-Comprensión y afecto, como a cualquier mascota-
Murmure con desagrado, incorporandome de mi posicion, para dejarme caer sobre de la cama, la cual tuve que admitir que era... muy comoda y después de algunos minutos de mantenerme observando aquel techo, mientras mis manos recorrían aquella cubierta de tela fina no pude evitar parpadear lento.

-La mascota, no, el esclavo de un estrafalario millonario- Murmure después, oprimiendo entre los dedos de mi diestra aquella cubierta, para liberarla pausadamente, al mismo tiempo que recordaba las actitudes ajenas. Las ideas inevitablemente comenzaron a fluir en un intento por encontrar una explicación.

-Si se puede vivir con una aparente... aparente? culpa sólo hay dos motivos para ello y son que en verdad jamás se han sentido o... Que se tienen tantas que una más ya no ocasiona diferencia alguna... -Afirme, intentado analizar la mirada ajena.

-Lo cierto también, es que se dice que cuando alguien ofrece afecto... Es porque realmente se encuentra en busca de el, pero no, no puede ser este su caso, aunque... Por qué no me ha sometido? Por qué incluso se atrevió a afirmar que me daría algo que yo nunca me he atrevido a ofrecer? Algo... Que si lo pienso, me canse de buscar en otros, ya no recuerdo desde cuando...- Continúe afirmando, cuando hasta mi oído llegaron aquellos sollozos, los cuales dudé en principio interpretar como tales, y tal vez fue mi curiosidad, o el deseo de averiguar si provenían de aquel otro que me incorpore de mi posición y me atreví a salir de la habitación para seguir los sonidos hasta conseguir llegar a su origen.

Alguna vez alguien me dijo que yo tenía un corazón muy manipulable, pero no porque fuese un tonto, sino porque tenía una gran empatía y lograba percibir la emocionalidad de otros, recuerdo que en ese instante me reí, negando aquel hecho, pero después al llegar a la soledad de mi apartamento, al observarme frente al espejo parpadee de manera lenta asentando de forma pausada ante mi propio reflejo. Pues era verdad, sólo que desde hacia tiempo aquel medio en el cual me desenvolvía no ameritaba ningún tipo de sentimiento hacia nadie. Pero la empatía no desaparece, siempre esta ahí como si esperase el momento para manifestarse.

Tal vez fue por eso que al llegar y observar aquel otro en aquella posición, al interpretar a la perfección la emoción de aquel lastimero llanto decidí acercarme lentamente hacia el y después de un par de minutos de titubeo decidí acercar una de mis manos hacia su cabello al mismo tiempo que tomaba asiento a su lado.

El odio no trae cambio alguno ante una situación y al final lo dejas ir o dejas que te carcoma; eso lo aprendí hace tiempo, y también comprendí que al final mi esencia? Mi corazón? Mi carácter? Que importa lo que sea, si al final se que siempre he tenido que adaptarme a las circunstancias.

Así que me atreví a acariciar el cabello ajeno con lentitud, la ira? No, supongo que ya no podía sentir ira, aunque si enojó, ante el cual decidí olvidar un instante lo ocurrido.
-Soledad? Eso fue? Porque la posición en la cual te encuentras sólo me indica que quien buena el afecto y también necesita protección... Eres tu...- Afirme en un tono emotivo sin intención de agredirlo o burlarme.

-Es que acaso tu soledad... Es tan dolorosa?- Continúe afirmando, sin cesar de propinaron aquella caricia, notando que tal vez no sólo había empatía en mi cambio de actitud, sino también cierta afinidad, pues yo sabía lo que era sentirse sólo, pero creo que eso había dejado de dolerme hace tiempo... O acaso sólo eso quise creer?


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Miér Abr 10, 2013 8:32 pm

-Tenía la cabeza hecha un nido de pájaros, mientras mis miedos se hacían cada vez más presentes en mí. No era muy sociable , al menos en lo que intimidad se refiere y desde que llegué a la ciudad de Toxic no había hecho gran cosa por conseguir relaciones interpersonales , fuera del trabajo y de la organización CS, aunque en lo segundo era prácticamente saludos cortos y hacer mi trabajo e informar los resultados según quien me contrate.

Tenía la cabeza hecha líos por lo que ahora había cometido. No me sentía nada orgulloso , peor no lo admitiría y menos pediría perdón por lo que hice. No iba conmigo, y ya estaba acostumbrado a que la gente pensará lo peor de mí, pero al mismo tiempo de manera contraria, me daba miedo que llevará con Tooya, una relación de estira y afloja caótica, porque no era lo que tenía en mente cuando lo vi aquella vez en el bar.

De mis ojos se escapaban gruesas lagrima sy un incontenible dolor de cabeza me asaltaba. Sujeté bien fuerte mi frente , sin importarme si me encajaba las garras en mi piel. Lo único que rondaba por mi mente, eran esos ojos grises que me miraban de desprecio y mucho enojo. Seguramente , me atacaría en cualquier momento y en parte me sentía merecedor de lo que me fuese hacer. Yo lo había privado de la única manera de vivir que conocía. Pero yo sabía que si quería estar a su lado era la única forma posible en esta ciudad.

Tanto era mi dolor que no sentí al inicio como una caricia muy sutil intentaba despejar mis demonios. Abrí rápido los ojos, y con mucho asombro ví de quien se trataba. pensé que para esos momentos, tooya ya habría intentado escaparse, pero no. Se encontraa ahí como si fuese común entre nosotros. peor aún , me había hablado con mucha suavidad, haciendo que una estúpida y ligera sonrisa se asomara en mis labios , para luego aclarar mi garganta e intentar responder a su pregunta.

-No es dolorosa, simplemente es tóxica, me mata de a pocos, mis demonios me vuelven loco y me desqician, mi mente enferma me juega la peor de las trampas y me siento estúpido por no saber que hacer n como defenderme- -hice una pausa para limpiar mis ojos y sentarme, al menos intenaría no causar más lastima de la necesaria.

-Tengo ya bastante dolor hecho y no puedo más.Sé que no es la mejor forma, sé bien que podrías despedazarme aqui y ahora, pero tienes que creerme cuando te digo que noeres un entretenimiento para mí y no busco que solo seas mi juguete sexual..puedes jurarlo que ..si hubiese otra forma , no tendría el valor de hacerte lo que te hice...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Invitado el Dom Abr 21, 2013 8:04 pm

Creerle o no, en ese momento no importaba si sus palabras eran mentira o eran verdad, pues la realidad era que no lo conocía, y aunque interpretaba su esencia, la tristeza y desesperación reflejadas en su mirada sólo me permitían observarlas a ellas mismas. Más no a su corazón, así que no era el momento de cuestionar al respecto. Y aún así, aunque lo jurara mil veces no se sí desearía creerle.

-No podría atacarte, sería muy ruin de mi parte hacerlo, y por mucho odio que pudiese sentir, nada conseguiría, no puedo modificar los hechos, ahora mi vida a cambiado, y el lastimarte no conseguirá que me sienta mejor ni que recupere mi libertad- Afirme en el tono más tranquilo que me fue posible emplear, mientras mi mano continuaba su movimiento sobre del cabello ajeno como si se tratara de una acción que intentara brindar algún consuelo.

-Tu mente enferma?-Pregunte con sumo cuidado, pues no entendí lo que quiso decir con exactitud, muchas veces solemos expresarnos de una forma tan metafórica, aunque el resto si pude interpretarlo, sin duda cuando existe una soledad no deseada, existen muchas emociones en contra que nos hacen difícil tolerarla.

Tal vez fue por eso que recordé aquella frase que alguna vez alguien me dijo, pero a la cual tampoco preste mucha atención en el debido momento. Aunque, eso no le resta cierto grado de verdad. -Las personas que hacen cosas malas lo hacen porque se encuentran demasiado solas- Pronuncie en voz alta sin notarlo, mirando a cualquier punto fijo en cualquier espacio y después baje mi rostro para cerrar los ojos sólo un instante y enseguida suspirar.

-Tal vez sea verdad- Pronuncie enseguida, con un sutil tono de tristeza, ante la cual cerré de nuevo los ojos y negué, alejando me de aquel otro mientras con mi mirada recorría el interior de aquella habitación al mismo tiempo en el que mi oído intentaba detectar algún sonido ajeno al de ambos; algún sonido que me indicara la presencia de alguien más, pero por más que mi agudo oído se esforzó, los resultados fueron nulos.

-Te atreviste a quedarte a solas conmigo... -Afirme, buscando la mirada ajena, pero no en tono de reproche, sino en un tono que evidenciaba cierta sorpresa, para enseguida suspirar profundo.


-Tienes algo de licor?- Si, pregunte aquello, pues no se me ocurrió nada más, y lo cierto era que necesitaba dar a mi cuerpo algo para aturdirlo un poco, pues la sensación de la luna llena en el exterior continuaba incomodandome y me estaba hartando de ello.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Solos tú y yo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.