My house. My rules. {Daphne}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

My house. My rules. {Daphne}

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 04, 2013 4:39 am

{Continuación de éste mensaje.}

¿Paciencia? Eso era algo que sin duda alguna no poseía. Al menos no cuando tenía que esperar a otras personas & eso se veía reflejado en la cara de pocos amigos que poseía el muchacho en esos mismos momentos. Luka estaba esperando a que hiciera aparición aquella muchacha, esa peli roja que había visto ya con anterioridad, esa pechugona que en realidad le recordaba a alguien más & era por eso que simplemente que había decidido ir a retirarla, aceptando aquella condición de 'cuidarla' aunque ésto era lo que menos haría, al menos no de la típica manera en la que las personas se cuidan unas a otras, estando encima de los demás para evitar que las cosas sucedan. Luka tenía una modalidad diferente de enseñar, una modalidad bastante peculiar de hacer ver a las personas sus errores & ésta era a través de la experiencia. Si él decía que no & lo incumplías era de los que dejarían sufrir lentamente hasta cierto punto, claro, hasta cierto punto porque en caso contrario no quería tener que ir a comprar otro de esos animales con apariencia humana que denominaban mascota. Pero de un momento a otro la femenina voz que hizo aparición le quitó de sus pensamientos consiguiendo que clavara sus carmesíes ojos en aquella fémina de cabellos ojos que se presentaba – ¿& a quién esperabas? ¿Alguien más habría venido a buscarte? – musitó virándose en dirección hacia la puerta echando a caminar lentamente sin siquiera mirar al vendedor ni a la muchacha – Soy Luka. Ahora camina que no tenemos todo el día – advirtió indiferente disponiendo a avanzar en dirección a la salida del Mercado Negro mostrando total indiferencia a si la fémina caminaba detrás suyo o no.

...

Tsk… Menuda gilipollez había hecho. Sus pasos generaban suaves pisadas sobre el suelo mientras que, su rítmico avance, no le importaba en absoluto si su acompañante demoraba en lo más mínimo – No te quedes atrás – se le oyó chillar con aquella grave voz de la cual era poseedor. ¿Qué carajos hacía con una muchacha así detrás de él? ¿Por qué demonios había decidido comprar a aquella fémina si no tenía el más mínimo interés en su persona? Tsk… Entre cerró los ojos mientras se perdía completamente en lo que era su mente, en aquél enorme laberinto que conseguía sin duda alguna, llegar a lo más profundo de su persona con el único & mero fin de tener a alguien con quién desquitarse en los momentos de enojo aunque claro, ese cuerpo le daba muchas ideas de cómo desquitarse siendo cada una más pervertida & lujuriosa que la anterior hasta el punto de verse obligado a exhalar con frialdad una cantidad considerable de aire desde sus fauces las cuales dejaban a la vista aquellos filosos colmillos poseídos por su procedencia vampírica aunque ésta fuera solamente la mitad puesto la otra, como podía notarse en su aura, era completamente demoníaca & bastante peligrosa en realidad siendo ésta una de las razones por la cual, & en efecto, su persona era alguien a tomar en cuenta a pesar de la forma en la que se mostrara constantemente porque siempre, & esto lo aseguraban aquellas personas que lo conocieron, fue alguien que tuvo un carácter bastante explosivo.

Solo tardó algunos minutos en alcanzar la mitad del camino. Si la fémina estaba o no detrás suyo era algo que realmente poco le interesaba puesto era su obligación, como mascota, el seguir a su amo en todo momento aunque, & por si acaso, volvió su rostro hacia la izquierda apenas unos centímetros queriendo verificar que la fémina se encontrara detrás suyo, o en su defecto, a escasos centímetros de su lado. Simplemente era una forma de asegurar que le seguía puesto estaba por llegar a su residencia & en efecto, no quería que se perdiera. Menuda molestia sería tener que buscarla en toda la ciudad & él no tenía la menor intención de perder su tiempo jugando a las ‘escondidas’ con esa mocosa. Bufó con cierta molestia antes de volver a dirigir sus palabras a la muchacha, ésta vez, con la misma frialdad que la vez anterior – Ya casi llegamos, mujer – aseguró aquello con una simple mirada hacia delante. Ya se podía apreciar cómo, a lo lejos, el tejado de la residencia de Luka cual basada en la estética antigua de Japón, aunque siendo poseedora de renovaciones contemporáneas, se hacía presente. El muchacho no emitiría sonido alguno hasta alcanzar los veinticinco metros de la entrada a la residencia, no sería en éste lugar que su mirada se volvería una vez más, así como hacía unos momentos atrás, la vista con total tranquilidad hacia su acompañante verificando que, nuevamente, no se hubiera quedado atrasada por una u otra excusa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: My house. My rules. {Daphne}

Mensaje por Invitado el Lun Jul 01, 2013 11:07 am

La fémina tampoco es que fuera poseedora de una paciencia de oro, dependiendo la situación & persona le costaba mantener dicha postura sobre todo si se trataba de Luka, un ser con el carácter lo suficiente fuerte para chocar inmediatamente con su persona siendo entonces imposible relacionarse entre ambos. Por un lado aquel hombre de aspecto dominante parecía buscar ‘Domar’ a su persona quien, pese a ser multifacética, no se dejaba doblegar por nada ni por nadie. A pesar de lo tenso que pudiera mostrarse el ambiente dudaba marchar en algún momento de su lado. Viéndolo desde el lado positivo, Luka le estaba ofreciendo no sólo un techo donde dormir, sino comida gratuita, diversión a la hora de burlarse de su persona, & un sinfín de comodidades que aquel castillo de mala muerte no estaba dispuesto a ofrecer. Claro que, no pensaba agradecer nada con anterioridad ─ Ah, eres un aguafiestas. No pienses que duraré mucho a tu lado si mantienes esa postura, Luka chan ─ Menciona entonces la fémina como si esto se tratara de una amenaza aún sabiendo que no le interesaba en lo más mínimo siguiendo con la mirada al muchacho luego de recibir una presentación simple & sin muchos rodeos. Luka. ‘‘Suena a niña’’ fue lo primero que su mente pensó más no quiso hacer dicho pensamiento verbal pues aún no pensaba montar una guerra entre ambos que terminara con la devolución inmediata de su persona a aquel castillo que durante tanto tiempo criticó. No pensaba volver, ni aun siendo devuelta. Aquel lugarejo era un golpe a su orgullo femenino ─ No hace falta que lo menciones ─ Sin la necesidad de recibir órdenes por parte de aquel ‘Desconocido’ sabe que no queda opción más que echarse a andar balanceando con disgusto la larga cola que se mecía hacia los lados a la altura de su cintura dejando entrever el fastidio que le causaba caminar a la par de aquel hombre tras haber salido del castillo con intenciones de dirigirse.. a su residencia.

Genial. Estaba enterada que la mayoría de los pets al ser comprados no sólo se alegraban de al fin poseer libertad, sino soltaban una serie típica de preguntas para saber sobre la procedencia del amo en cuestión, nombre, edad, gustos, & la razón por la cual se hicieron de su persona, lo que solía provocar curiosidad en la mayoría. Sin embargo siendo Daphne una excepción, sin ánimos de preguntar o recibir preguntas a cambio se entretuvo observando con detenimiento la zona en la cual se encontraba buscando mantenerse un par de pasos alejada de aquel hombre el cual a fin de cuentas no dejaba de ser una especie de ‘Desconocido’ para ella. Pese a ser divertido contar con la oportunidad de fastidiarlo en reiteradas ocasiones no estaba segura de cuánto tiempo podrían soportar ambos tratándose de aquel modo. Puede que dentro de la residencia se viera en la obligación de tratarse con más ‘Suavidad’ o mínimo, respeto por obligación, para mantener la situación tranquila ─ Lo siento, no pienso caminar a tu lado ─ Responde con aires burlescos la fémina a punto de soltar otra burla más hacia su persona con el fin de hacerle saber que no pensaba estar cerca suyo siempre & cuando mantuviera su postura dominante & reacia ─ Así el resto piensa que camino sola & no contigo, Luka chan~ ─ Riendo para sus adentros sin la más mínima intención de hacerlo enfadar con verdaderas razones, decide dejar de lado las bromas, & mantener cierta distancia entre ambos, buscando algún método para entretenerse mientras tanto. ¿Por qué demonios decidió comprarla a ella & no a otra? Habiendo tantas chicas, ¿Tuvo que ser precisamente ella? Si buscaba sobrepasarse físicamente, iba muerto.

A pesar de las proporciones de su cuerpo la fémina no estaba de acuerdo en hacer uso del susodicho para saciar las necesidades carnales del resto por el simple hecho de considerarse lo suficiente orgullosa para hacerlo cuando a ella se le viniera en gana, & no con un cualquiera ─ Ah, qué fastidio, ¿Por qué caminar cuando existen vehículos que pueden transportarnos mucho más rápido? ─ Soltaba comentarios al aire de manera molesta & quejica para ver si Luka se encontraba lo suficiente atento para responder a sus quejas o, en su defecto, sumido en su mundo le ignoraba olímpicamente. A saber. Ni siquiera le conocía lo suficiente para poder definir a aquel tipo en dos palabras. Le fastidiaba no poder leer su mente para saber mínimo qué estaba pensando. O qué planes perversos dominaban su mente aquel momento. Pasó un largo rato soltando quejas en cuanto al hecho de caminar o mismo ser ignorada, hasta ver a lo lejos un hogar o mejor dicho residencia con las características típicas del país. Interesante. La cultura japonesa le agradaba en demasía. & aún más le agradaba saber que estaban a punto de llegar, vamos, ya era hora.  En cuanto pudiera pensaba denunciarlo por maltrato hacia la mujer.. & maltrato animal también. ─ Al fin.. vamos, vamos, empieza a hacer frío, no es fácil vestir así, ¿Sabes? ─ Vuelve a soltar una queja, esta vez decidiendo caminar a su lado lo suficiente hasta llegar a la residencia del mismo, impaciente por entrar, tomar un baño, comer algo, & después buscar la manera de mantenerse alejada de aquel tipo raro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: My house. My rules. {Daphne}

Mensaje por Invitado el Lun Jul 01, 2013 1:13 pm

¿Durar a mi lado has dicho…? ─ aquella frialdad tan típica se hizo presente en sus labios. El hecho de que dijera semejantes palabras en plena situación le obligó a realizar una leve curvatura en sus finos labiales los cuales, hasta el momento, no parecían sino conocer únicamente la seriedad. Claro estaba que aquella silueta, esa leve curvatura, no era más que una expresión de burla frente a la elección de palabras que su ‘mascota’ había empleado para dirigirse hacia su manera de ser. ¿Realmente  creía que podía escapar así como así de él? ¿Realmente no conocía su nombre? ─ Pff… Menuda estúpida has salido. ─ bajo ningún momento su tonalidad se alteró. Su persona no era de aquellas que fácilmente alteraran la tonalidad de su voz frente a situaciones de aquél tipo & mucho menos cuando se trataba de una muchacha que, en apariencia, solo parecía ser una mocosa que carecía fatalmente de alguien que le impusiera orden en su forma de ser pero eso, sin duda, no duraría mucho porque a pesar de lo que pudieran pensar de sí, Luka tenía un carácter sumamente especial cuando se trataba de ‘entrenar’ animales independiente de la forma que estos tuvieran ya que, a fin de cuentas, esa chica seguía siendo un simple animal como todos los demás de aquella ciudad ─ Si no necesito decírtelo entonces no me hagas decirlo & simplemente mantente caminando cerca, mujer. ─ espetó con indiferencia. Aquella chica simplemente se contradecía a cada palabra porque, a fin de cuentas, si no quería que le dijera las cosas entonces no debía actuar de tal manera en la que él tuviera que recurrir a plantear semejantes cosas. El avance del muchacho se mantenía indiferente, constante, con simple tranquilidad, imponiendo su presencia con el mero hecho de dar un paso tras otro.

Tanta era la presencia que aparentaba imponer el  peli negro que incluso algunas personas daban un par de pasos a los lados para no acercársele lo suficiente una vez hubieran alcanzado la misma ‘altura’ en pasos de su ubicación, cosa que no le disgustaba en lo más mínimo al peli negro siendo ésta una buena manera de mantener alejados a los curiosos que simplemente se le acercaban con intenciones no muy fiables. Fue el escuchar las palabras de la muchacha lo que hizo que, ya a escasos metros de su residencia fuera capaz de burlarse con una leve risa grave, aquella típica risa sarcástica como si realmente aquello fuera una tomadura de pelo lo cual, en efecto, estaba siendo tomado de tal forma ─ ¿Realmente crees que me importa si no quieres que piensen que caminas a mi lado? No es como si mi vida dependiera de que camines a mi lado o detrás de mí, sino que me sigas & listo. ─ aclaró finalmente dejando que su mirada se mantuviera con cierto toque afilado. Aquéllos orbes carmesíes apenas podían verse, sus irises eran semi cubiertos por aquellos párpados suyos que caían lentamente hasta conseguir aquél efecto de semi aislamiento que daba un toque ciertamente único a aquella penetrante mirada que poseía. Una vez hubieran alcanzado la entrada a la residencia, el peli negro simplemente se plantaría frente a la puerta mirando ésta, viendo con detenimiento el jardín el cual mostraba un amplio terreno de entrada antes de alcanzar la residencia propiamente dicha por lo que, & luego de abrir la reja de dicho lugar simplemente dispuso a andar esperando a que la chica le siguiera aunque sin decir nada pero no demorando más de unos once o doce segundos desde haber entrado para que, finalmente, el portón se trancase de forma automática tras su presencia.

¿Te han dicho que eres una muchacha demasiado quejosa? ─ espetó con indiferencia avanzando lentamente. Apenas transcurrió un minuto desde que hubieran traspasado el primer umbral hasta que hubiera llegado al segundo, el que daba el ingreso a aquella mansión de proporciones considerables las cuales podrían fácilmente confundirse con una de esos individuos poseedores de un buen capital monetario lo cualBienvenida ato, también se ajustaba a la posición económica de aquél híbrido ─ Ésta será tu nueva casa. ─ musitó, indiferente, dándole así como lo había dicho, una especie de ‘bienvenida’ aunque esto no era algo que pudiera considerarse como tal sino más bien como una presentación de que a partir de ese momento sería aquél el infierno en el que tendría que pasar… O eso daba a entender con sus palabras. Su mirada ahora, una vez dentro de la residencia se volvió en dirección a la muchacha comprendiendo, en efecto, la razón por la cual estaba quejándose del frío momentos atrás lo cual hizo que simplemente las palabras salieran de entre sus labios sin siquiera tener que pensárselo más de un segundo, o mejor dicho, sin tener que pensarlo a fin de cuentas ─ Si no te vistieras como lo haces que simplemente pareciera que quieres mostrarte a cada hombre que hay en éste planeta, no sentirías para nada frío ─ aunque claro, él espetó aquello porque acostumbraba a usar aquellas prendas que, por más pocas que fueran, eran abrigadas, especialmente echas para ser empleadas tanto en invierno así como en verano sin necesidad de, ni pasar frío en el primero ni pasar calor en el segundo a causa de la tecnología empleada en dicha indumentaria. Terminó encaminándose, esperando que aquella chica la siguiera, enseñándole en primer lugar la cocina que se ubicaba a la derecha de la sala que podría decirse era para recibir invitados ─ Ahí tienes la cocina. Acostúmbrate a ella porque deberás usarla si quieres comer. ─ murmuró dejando en claro que él no tendría la más mínima intención de preparar su comida, al menos, no en un principio.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: My house. My rules. {Daphne}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.